Oceana provoca la detención de rederos ilegales por los guardacostas italianos

Todos comunicados de Prensa…

Desde que zarpó de Mallorca a principios de julio, el Oceana Ranger lleva semanas patrullando el mar y los puertos italianos para detectar y denunciar rederos de deriva ilegales.


Agosto 4, 2005
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




En algunas ocasiones la actividad de esos barcos se extiende hasta aguas españolas.

El catamarán de investigación Ranger, de la organizacion Oceana, está  vigilando “in situ” desde principios de julio  a la flota italiana de rederos de deriva ilegales que faena desde sus bases en Sicilia, Cerdeña , la zona de Nápoles y Sorrento y los pequeños archipiélagos de Ponza, Ischia y Eoli. Se trata de una flota de unos 150 pesqueros, cuya actividad, en algunas ocasiones, se extiende hasta aguas españolas: como ejemplo, citar que recientemente una de estas embarcaciones, el Ausonia , fue detenida y conducida al puerto de Maó (Menorca) por una patrullera española.

Hasta el momento, los investigadores de Oceana han detectado la presencia de 36 barcos en los puertos de Sant Antioco, Calasseta, Sorrento, Ponza e Ischia. Todos los barcos documentados mantenían a bordo redes de deriva en longitudes de entre 5 y 16 kilómetros de longitud, además de los winches o recogedores de red y las boyas de iluminación utilizados para faenar con este arte de pesca. 

Las redes de deriva tienen un devastador impacto no solamente en relacion a la sobrepesca del pez espada, sino que entre sus mallas también mueren centenares de delfines, calderones, cachalotes y otros mamíferos y tortugas marinas. 

“Las redes de deriva están completamente prohibidas por la legislación europea desde 2002, y el Gobierno italiano finació, con fondos de la UE, la reconversion de esa flota, destinándose a tal fin algo más de 200 millones de euros. Muchos armadores que cobraron las subvenciones continúan pescando con las redes ilegales”, manifiesta la investigadora Domitilla Senni, colaboradora de Oceana en Italia. 

Una vez detectado un pesquero ilegal, la tripulación del Ranger lo documenta gráficamente y recoge toda la información posible sobre su actividad, transmitiendo los datos a las autoridades de la Guadia Costera italiana.

En varios de estos casos, las patrulleras han intervenido arrestando a los pesqueros ilegales y han decomisado y precintado sus redes, a la espera de los juicios que deben tener lugar.

Las iniciativas de Oceana parecen haber contribuido a poner en marcha, por parte de las autoridades, una actividad inusual en la detención de embarcaciones que utilizan estas redes prohibidas. 

Ello se refleja en las múltiples noticias de decomisos de redes que están apareciendo estos días en la prensa italiana.

 El domingo 24 de julio el Ranger interceptó al redero Stella del Sud, con base en la isla de Ischia, en el momento que se encontraba calando sus artes a 11 millas al sur de la misma, y pudo filmar su actividad ilegal antes de que el pesquero las recogiera apresuradamente y se alejase a toda velocidad. Desde el barco de Oceana se dió aviso por radio a la Comandancia de Marina de Nápoles. Las autoridades enviaron de inmediato una lancha patrullera que interceptó al pesquero en fuga, lo condujo a puerto y decomisó y precintó sus redes.

 Además de esta actuación, motivada directamente por la intervención del Ranger, la Guardia de Finanzas Italiana ha capturado un número indeterminado de barcos en el Golfo de Salerno, aunque sus nombres no han sido facilitados. Y coincidiendo con la presencia del catamarán de Oceana, la actividad de los guardacostas de Cerdeña se ha hecho notar estos días.  

Estas intervenciones en alta mar son imprescindibles, porque -según la interpretación de la ley que hacen las autoridades italianas- no se puede detener a los barcos en puerto, aunque exhiban las redes prohibidas a bordo.

“El Gobierno italiano y el regional de Sicilia han creado una vergonzosa confusión de leyes y decretos para intentar hacer frente a su responsabilidad de acabar con unas destructivas artes de pesca que han sido prohibidas por la ONU y la Unión Europea”, ha manifestado el oceanógrafo Xavier Pastor, coordinador de la expedición a bordo del Ranger. “Las investigaciones de Oceana en los puertos y mares de Italia pretenden hacer que las autoridades de este pais se vean obligadas a hacer cumplir sus propias leyes”.