Oceana reclama a la autoridad portuaria que demuestre que cumple con el Convenio de Londres sobre vertidos al mar

Todos comunicados de Prensa…

Deben haberse contemplado cuatro medidas de gestión menos impactantes para el dragado del puerto de Maó antes de decidir que se pueden verter al mar.


Marzo 22, 2013
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Oceana ha enviado una solicitud a la Autoridad Portuaria de Balears (APB) para que demuestre que las obras del dragado del puerto de Maó cumplen con el Convenio de Londres sobre la prevención de la contaminación del mar por vertido de desechos y otras materias.

Este convenio, que entró en vigor en España en el año 2006, determina que se debe hacer un “Examen de las opciones de gestión de desechos” donde se demuestre que se ha prestado la debida atención a la jerarquía de opciones de gestión de desechos establecida.

Según esta jerarquía, antes de verter el dragado del puerto de Maó al mar se deben haber contemplado otras cuatro opciones de gestión, las cuales implican un impacto menor que el vertido por este orden: 1. Reutilización; 2. Reciclaje; 3. Destrucción de los componentes peligrosos; 4. Tratamiento para reducir o retirar los componentes peligrosos. El vertido ocuparía el último lugar, el número 5.

“Ante la creciente preocupación que está provocando este vertido, pedimos que APB demuestre a los ciudadanos que ha contemplado todas las opciones de gestión de dragados establecidas por la normativa existente”, afirma Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa. “No se pueden verter fangos contaminados al mar sin valorar antes otras medidas menos impactantes para el medio marino, la salud de las personas, la actividad pesquera y el turismo de Menorca”.

Un ejemplo claro de que hay alternativas para la gestión del dragado de Maó es el proyecto de descontaminación de 800.000 m3 de fangos contaminados por metales pesados y sustancias radioactivas del pantano de Flix (Tarragona). En Menorca se pretende dragar una cuarta parte de lo que se va a descontaminar en Flix (200.000 m3), lo que representaría un esfuerzo menor.

Más información: Contaminación por mercurio

Oceana dispone de fotografías e imágenes de vídeo de los fondos afectados