Oceana reclama tolerancia cero al uso de redes de deriva en el Mediterráneo en 2011

Todos comunicados de Prensa…

Tras una intensa campaña de Oceana, Turquía se suma a Marruecos y anuncia que su flota dejará de emplear este destructivo arte de pesca el año que viene


Septiembre 22, 2010
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Aunque estas redes fueron prohibidas por ICCAT en 2003, la flota marroquí ha seguido utilizándolas y haciendo competencia desleal a los pescadores españoles.

Oceana reclama un Mediterráneo libre de redes de deriva en 2011 y pide a todos los Estados tolerancia cero hacia este tipo de arte de pesca destructiva. Después de numerosas embarcaciones documentadas y denunciadas durante años por la organización internacional de conservación marina, Turquía ha dado un paso adelante comprometiéndose a prohibir definitivamente las redes de deriva el próximo año, al igual que lo hará Marruecos. Oceana acoge positivamente estos avances, si bien muestra escepticismo, ya que las leyes que prohíben el empleo de este arte han sido ignoradas durante casi dos décadas.

Tras la moratoria aprobada por la ONU en 1992, las redes de deriva han sido prohibidas por la Unión Europea, la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) en 2003 y la Comisión de Pesca del Mediterráneo (GFCM). En la actualidad, su uso se ha erradicado en la UE y solo Italia persiste en utilizarlas, pese a su grave impacto sobre las poblaciones de especies amenazadas.

Se calcula que en el Mediterráneo han quedado atrapados en redes de deriva más de 10.000 cetáceos, 100.000 tiburones en peligro y miles de tortugas cada año. Oceana estima que en este mar han llegado a operar más de 500 embarcaciones ilegalmente, con redes de hasta 20 kilómetros de largo.

Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa, ha declarado: “Tras años de aplazamientos en la aplicación de las leyes, la introducción intencionada de vacíos legales y la ausencia de control, 2011 tiene que ser el año en el que definitivamente desaparezcan estas redes ilegales sin ambigüedades  y podamos empezar a avanzar en la gestión pesquera en el Mediterráneo”.

Turquía

Turquía ha anunciado recientemente que prohibirá las redes de deriva sin excepciones a partir del 1 de julio de 2011[1]. Esta prohibición ha sido recibida favorablemente por Oceana, que en 2009 identificó y denunció al menos 30 embarcaciones turcas que empleaban este arte de pesca en el mar Egeo y Mediterráneo para la captura de pez espada y bonito. El número de buques que operan con este arte de pesca en Turquía se estima entre 70 y 150 unidades.

Sin embargo, la organización de conservación marina ha expresado su preocupación a la Administración turca, ya que la ley podría crear un vacío legal que permitiría la continuidad de la pesca con este arte para el bonito y el pez espada.

Marruecos

El reino de Marruecos ha prohibido el uso de redes de deriva en agosto de este año[2], medida que entrará en vigor en 2011. La flota marroquí ha sido también objeto de denuncias de Oceana por el uso continuado de redes de deriva. Se estima que ha provocado graves daños en especies amenazadas del mar de Alborán y Estrecho de Gibraltar, compartiendo además caladero con la flota española de palangre y haciéndole competencia desleal.

La organización de conservación marina recuerda que Marruecos se ha beneficiado de distintos aplazamientos en la aplicación de la legislación internacional y que varios millones de euros han sido invertidos tanto por parte de la Unión Europea como por parte de la Administración de Estados Unidos para acabar con este arte de pesca ilegal. Por tanto, pide que se lleve a cabo una estrecha vigilancia de la flota en reconversión y que se impida la venta de las redes de deriva a terceros países, como Argelia, evitando que se perpetúe el empleo de este arte de pesca ilegal en el Mediterráneo.

Unión Europea

Prohibidas en Europa desde enero de 2002, algunos países como Francia e Italia continuaron utilizándolas. Italia es el último reducto de Europa donde se emplea este arte de pesca ilegal, a veces camuflado bajo el nombre legal de “ferrettara”. Observadores de Oceana en 2010 han comprobado que el puerto de Bagnara Calabra, que había entregado 250 km de redes ilegales en el mes de junio, continúa utilizando este arte, a pesar de que varias unidades se hayan convertido ya a palangre.

Las redes de deriva son un tipo de arte de pesca utilizado para capturar distintas especies pelágicas. Durante los años 80 y principios de los 90, el uso de este tipo de red se hizo muy popular debido a su mayor eficiencia y a la poca especialización necesaria para su utilización, al ser un arte de pesca pasivo. Sin embargo, las redes de deriva provocan la captura accidental de miles y miles de cetáceos y otras especies en peligro de extinción.

Pez espada y redes de deriva: la ausencia de control en las pesquerías del Mediterráneo

El uso de redes de deriva por la flota marroquí

[1] Artículo 4 de la Notificación 2/1 del 10 de julio del Ministerio de Agricultura de la República de Turquía.  http://www.tarim.com.tr/haber/haberdetay.asp?ID=15199

[2] Boletín Oficial No. 5866. 18 agosto 2010.