OCEANA reclama una gestión sostenible para el 99% de los mares y océanos del mundo que están aún desprotegidos

Todos comunicados de Prensa…

En la UE, el porcentaje de protección marina no alcanza un 3%, lejos del 10% que marca el Convenio sobre Diversidad Biológica de las Naciones Unidas y del 17% ya protegido en tierra


Mayo 22, 2012
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




En solo siete años, la UE debe proteger una superficie marina del tamaño de España, la cual generaría beneficios por valor de 250.000 millones de euros al año

Con motivo del Día Internacional de la Diversidad Biológica, que este año la ONU dedica al mar, Oceana reclama que se detenga el deterioro del medio marino. En la actualidad, tan solo un 1% de los océanos está protegido, cifra que debe alcanzar el 10% en 2020 según el Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas. En la Unión Europea, solo un 3% de superficie marina cuenta con medidas de protección, frente al 17% protegido en tierra, a pesar de que ayer mismo se celebraba el 20 aniversario de la Directiva Hábitats y del inicio del programa LIFE, herramienta financiera europea para proyectos medioambientales.  

“El Convenio sobre Diversidad Biológica establece que al menos un 10% de los mares y océanos del planeta deben contar con una protección y gestión adecuadas para el año 2020,” recuerda Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa. “En aguas comunitarias, esto significa que en ocho años hay que proteger una extensión marina de más de 500.000 km², es decir, del tamaño de España. Esto implica que es necesario acelerar enormemente los trámites, pero a cambio conllevará unos beneficios medioambientales de al menos 250.000 millones de euros anuales.”

Además de los compromisos internacionales en el marco de las Naciones Unidas, en Europa es de obligado cumplimiento la Directiva Marco para la Estrategia Marina. Dicha directiva, en vigor desde 2008, establece el año 2020 como fecha límite para que mares y océanos alcancen el “buen estado medioambiental”. Esto quiere decir que todas las actividades humanas, directa o indirectamente relacionadas con el mar, deben reducir al mínimo posible su impacto negativo sobre los ecosistemas y utilizar para su funcionamiento herramientas como las áreas marinas protegidas.

“Aunque celebramos hoy la biodiversidad, queda todavía mucho por hacer. Debemos preocuparnos de alcanzar ese 10% de protección marina para el 2020, y eso implica promover medidas de conservación y gestionar los ecosistemas de manera sostenible”, señala Silvia García, científica marina de Oceana.

En un día como hoy, cabe destacar la situación alarmante del mar Mediterráneo. Siendo uno de los mares más biodiversos del planeta, actualmente es uno de los más sobrexplotados y contaminados del planeta. La superficie protegida apenas alcanza el 4% en una red de áreas marinas protegidas, principalmente costeras y que dejan las zonas de mar abierto y los ecosistemas profundos ante una desprotección total.

Según Pilar Marín, científica marina de Oceana, “el Mediterráneo está muy retrasado en la protección y gestión de ecosistemas y recursos, especialmente en zonas alejadas de la costa. Ni la Unión Europea y sus Estados Miembros ni el resto de los Estados ribereños están poniendo freno a su degradación total. Es necesario tomar medidas urgentes que garanticen la conservación de los recursos marinos”.

Más información: Protección de hábitats