Oceana reclama una racionalización de la pesca de arrastre en el Mar Balear

Todos comunicados de Prensa…

Reducir el sobreesfuerzo de la flota arrastrera y limitar su actividad a zonas que no pongan en peligro ecosistemas sensibles es esencial para el futuro de la pesca en el archipiélago.


Septiembre 20, 2011
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




La gestión pesquera debe alcanzar el Rendimiento Máximo Sostenible para poder conseguir una actividad pesquera responsable.

Oceana ha solicitado hoy ante el Consejo Consultivo Regional del Mediterráneo (RAC-MED, por sus siglas en inglés) que la Política Pesquera Común dé prioridad al cumplimiento del acuerdo alcanzado durante la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible de 2002 [1] para que en el año 2015 todas las poblaciones pesqueras mundiales se encuentren en niveles adecuados para poder producir su Rendimiento Máximo Sostenible (RMS). Esto permitiría revertir casos como el de la pesca de arrastre en el Mar Balear, donde todas las especies objetivo analizadas por los científicos se encuentran sobreexplotadas.

Una gestión pesquera basada en el RMS implica una actividad pesquera óptima que permitiría la extracción de recursos pesqueros año tras año, sin llegar a poner en peligro su capacidad de regeneración en el futuro, aclara Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa. Oceana forma parte del RAC-MED, que está integrado por miembros del sector pesquero y otras organizaciones relacionadas con la pesca y se encuentra reunido en Malta para tratar diferentes aspectos de la reforma de la Política Pesquera Común.

Según el Comité Científico, Tecnológico y Económico para la Pesca (STEFC por sus siglas en inglés), casi todos los stocks objetivo de la pesca de arrastre analizado en el Mediterráneo se encuentran en estado de sobreexplotación: el 100% de 18 stocks de peces analizados y el 78% de 9 stocks de crustáceos analizados [2]. En concreto, en el Mar Balear (o subregión GSA 05), a pesar de poseer unos recursos pesqueros mejor conservados que los del mediterráneo peninsular, todos las especies objetivo del arrastre analizadas se encuentran sobreexplotadas: la merluza (Merlucccius merluccius), el salmonete de roca (Mullus surmuletus), el salmonete de fango (Mullus barbatus), la cigala (Nephrops norvegicus), la gamba roja (Aristeus antennatus) y  la gamba blanca (Parapenaeus longirostris).

Oceana señala que para revertir esta preocupante situación es necesario seguir las recomendaciones científicas. En concreto, el STEFC recomienda establecer un plan de gestión que priorice una reducción de la mortalidad producida por la pesca mediante la reducción del esfuerzo pesquero hasta llegar a niveles de mortalidad que no superen la capacidad de regeneración de los recursos. De este modo se evita la pérdida de productividad de los stocks y, en consecuencia, de los desembarques.

“Actualmente, la flota arrastrera balear está sobredimensionada respecto a los recursos disponibles” apunta Pastor. “Es habitual que los buques de arrastre superen la potencia máxima establecida por la normativa vigente, fijada en 500 CV, pudiendo llegar en muchas ocasiones a 1.000 CV. Esto les proporciona una capacidad extractiva alarmante”.

La reforma de la Política Pesquera Común (PPC) desempeña un papel crucial para asegurar la sostenibilidad del medio marino y la continuidad de la actividad pesquera. Es necesario el establecimiento de planes de gestión a largo plazo para las principales pesquerías del mediterráneo basados en el principio de precaución y la conservación de los recursos marinos para conseguir una explotación sostenible y minimizar el impacto de la pesca sobre los ecosistemas, siguiendo la Directiva Marco sobre estrategia marina (Directiva 2008/56/CE) y el Libro Verde sobre la reforma de la PPC.

La pesca de arrastre constituye la principal amenaza para los recursos pesqueros de Balears. Consiste en arrastrar unas redes armadas con pesadas estructuras que destrozan el fondo marino y capturan todo lo que encuentran a su paso, ya sea de interés comercial o no. Por ello, se descarta un gran porcentaje de las capturas, las cuales se tiran de nuevo al mar, muertas o moribundas. “La pesca de arrastre en la zona de la plataforma continental, llega a descartar un 70% de las capturas”, explica Pastor.Es inconcebible que se permita tal derroche de recursos marinos”.

En esta línea, Oceana apuesta por que la nueva reforma de la PPC otorgue acceso preferencial a los caladeros a aquellos pescadores cuya actividad siga criterios de sostenibilidad, como es el caso de los pescadores artesanales que cumplan con toda la normativa vigente.


[1] United Nations (2002). Report of the World Summit on Sustainable Development. Johannesburg, South Africa, 26 August- 4 September 2002.

[2] Scientific, Technical and Economic Committee for Fisheries (STECF). Assessment of Mediterranean Stocks Part I. 31 May - 4 June 2010, Heraklion, Crete, Greece. Edited by Massimiliano Cardinale, Anna Cheilari & Hans-Joachim Rätz.