Oceana se opone al vertido al mar de los dragados contaminados del puerto de Maó

Todos comunicados de Prensa…

Ante la elevada concentración de mercurio detectado, Oceana ha solicitado el informe elaborado por el Instituto Español de Oceanografía que valora la gestión que se debe hacer de este dragado.


Enero 10, 2013
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




La contaminación de mercurio en el mar ya resulta preocupante y añadir más dosis es una irresponsabilidad.

Oceana, haciendo uso de la Ley de libertad de acceso a la información ambiental,  ha solicitado a la Autoridad Portuaria y a la Subdirección General de Recursos Marinos y Acuicultura el informe elaborado por el Instituto Español de Oceanografía (IEO) relativo a la gestión que se debe de hacer del dragado del puerto de Maó. La organización internacional de conservación marina ha consultado el proyecto de dragado del puerto de Maó y ha detectado niveles muy altos de metales pesados, principalmente de mercurio. Por ello, quiere saber cuál es la opinión del IEO, organismo público de investigación marina, sobre cómo se deben gestionar estos materiales.

El mismo IEO realizó un estudio en el año 2003, que sucesivos gobiernos mantuvieron oculto hasta  2011, año en el que la Audiencia Nacional obligó a que la información fuese suministrada a Oceana. En ese estudio se desvelaba que diversas  especies de alto valor comercial presentaban unos niveles de mercurio y otros metales pesados alarmantes. El mercurio es un tóxico que afecta al desarrollo neuronal. Por ello, el Ministerio de Sanidad tuvo que hacer una recomendación oficial para que las mujeres embarazadas, las que pudieran estarlo y los niños menores de 3 años evitaran comer estas especies.

“No estamos en contra del dragado del puerto de Maó, pero debido a la situación preocupante de contaminación por mercurio que existe en el mar, se debe buscar una alternativa que evite tirar estos materiales contaminados al agua”, reclama Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa.

Recientemente, se ha publicado un estudio de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), donde se ha bajado el nivel considerado como peligroso de mercurio en pescado, pasando de 1,6 microgramos por kilo de pescado a 1,3. “Esta actualización, que extrema las precauciones respecto al consumo de pescado contaminado por mercurio, demuestra de nuevo que el efecto que tienen estos tóxicos para las personas no debe ser menospreciado”, afirma la investigadora menorquina Marta Carreras, científica de Oceana.

Más información: Contaminación por mercurio