Oceana y Alexandra Cousteau demuestran la existencia de fondos amenazados por los arrastreros en Cabrera

Todos comunicados de Prensa…

El conseller balear de Medi Ambient, Gabriel Company, ni respondió a la invitación para ver por sí mismo los fondos ni envió a ningún representante del Govern


Noviembre 4, 2013
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Oceana y Alexandra Cousteau han documentado con robot submarino (ROV) la presencia de maërl y coralígeno, dos hábitats amenazados y protegidos por la legislación europea y española, en una zona sobre la que faenan los arrastreros. Las imágenes filmadas en el Fort den Moreu demuestran que fuera de los límites del Parque Nacional de Cabrera se encuentran este tipo de fondos, sobre los que el Reglamento del Mediterráneo prohíbe explícitamente la pesca de arrastre.

“Los vídeos demuestran sin lugar a dudas que hay fondos marinos fuera del Parque Nacional de Cabrera que según la ley deberían estar protegidos. Esto se sabe desde hace tiempo y no entendemos por qué se permite que los arrastreros faenen sobre ellos. Estamos asistiendo a la destrucción consciente de una zona de gran valor ecológico cuando hay una solución muy sencilla: ampliar los límites del parque”, señala Alexandra Cousteau, asesora de Oceana.

Alexandra Cousteau se ha sumergido en compañía de submarinistas de Oceana para documentar los alrededores de la isla de Cabrera. Las imágenes grabadas muestran que las dos décadas de vida del parque han permitido la conservación de valiosos fondos marinos y especies que en otros lugares se encuentran en regresión, como praderas de posidonia, meros o nacras. Este logro se encuentra actualmente en peligro por la decisión del Govern balear de reducir drásticamente el presupuesto del parque y desviar los fondos a otras partidas presupuestarias.

Oceana propone multiplicar por diez la superficie del Parque Nacional de Cabrera para incluir fondos de un valor ecológico similar a los que ya están protegidos. Pero con la tecnología actual, esto no requeriría multiplicar por diez la inversión en vigilancia, sino volver al presupuesto que tenía el parque hace un par de años.

“La voluntad política es lo que está haciendo daño al Parque Nacional de Cabrera. Seis meses después de que el president Bauzá y el conseller Company se comprometieran a estudiar la ampliación, no ha habido ningún avance. El Govern actúa como cómplice de los pescadores ilegales. Está enrocado en la falta de una cartografía oficial y se niega a seguir las recomendaciones de informes científicos encargados en anteriores legislaturas e incluso a aceptar la invitación para comprobar en persona la existencia de fondos amenazados fuera del parque”, explica Xavier Pastor, director ejecutivo de Oceana en Europa.

Hace unas semanas, Oceana cursó una invitación al conseller de d'Agricultura, Medi Ambient i Territori, Gabriel Company, para acompañar a Alexandra Cousteau en la documentación de los fondos marinos de Cabrera. Company no respondió a la carta, ni tampoco ha valorado el informe realizado por científicos del CSIC, el Instituto Español de Oceanografía y el propio Govern en el que se aconsejaba la ampliación del parque.

Oceana dispone de fotografías e imágenes de vídeo