Oceana y la Fundación Biodiversidad firman un convenio para promover la protección de ecosistemas submarinos

Todos comunicados de Prensa…

El catamarán de investigación Oceana Ranger esta estudiando los hábitats marinos necesitados de protección y las migraciones de las tortugas marinas, para facilitar la conservación de estos animales.


Agosto 30, 2005
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




La Directora General de la Fundación Biodiversidad, María Artola, y Xavier Pastor, Director de Oceana para Europa, la organización internacional para la conservación de los océanos, han firmado esta mañana un Convenio de Colaboración para la Protección de los Hábitats Marinos de Especial Importancia y para la Recuperación de las Poblaciones de Tortugas Marinas.

La firma del Convenio ha tenido lugar a bordo del catamarán de investigación Oceana Ranger, atracado en el puerto de Palma de Mallorca.

El Oceana Ranger ha interrumpido durante unas horas sus trabajos de prospección marina y de estudio de las migraciones de tortugas para servir de escenario a la formalización del acuerdo entre ambas instituciones.

Según los portavoces de la Fundación Biodiversidad y de Oceana, la importancia de los ecosistemas submarinos en el medio ambiente es indudable, no sólo por la extensión de los mismos sino por su influencia ecológica global, los recursos naturales que aportan y la inmensa biodiversidad que albergan. Estos ecosistemas, como las montañas submarinas, las praderas de fanerógamas marinas, los fondos coralígenos y de maerl se encuentran hoy seriamente amenazados.

La falta de protección de los fondos marinos es uno de los aspectos más relevantes  que serán abordados en la revisión de la Directiva de Hábitats que la Unión Europea debe llevar a cabo en el año 2007. Algunos de estos hábitats se encuentran en fuerte retroceso con serios problemas, por lo que serán con toda probabilidad incluidos en la citada Directiva.

Uno de los aspectos que ha motivado esta colaboración entre las dos fundaciones,
es que en la actualidad existe una gran falta de información en lo referido a ecosistemas marinos, especialmente en comparación con los terrestres.

Por ello, se hace necesario realizar investigaciones que aporten un acopio de material científico y de datos actuales sobre el estado de los mares y océanos para transmitirlos al Gobierno español y a la Unión Europea.

Por otra parte, las tortugas marinas representan un grupo zoológico emblemático y un excelente indicador de la calidad de los ecosistemas que frecuentan. En particular la tortuga boba (Caretta caretta) utiliza habitualmente las costas orientales del Atlántico como lugar de migración, una vez transcurrida su fase reproductiva en las costas caribeñas o del Mediterráneo oriental. Esta especie se encuentra en la actualidad expuesta a múltiples amenazas, especialmente por la captura accidental por la pesca de palangre. Además, en su migración la tortuga boba necesita determinadas áreas y ecosistemas submarinos que resultan claves en su  ciclo vital, por lo que la investigación y  protección de los mismos es fundamental.

Oceana presentó a la Fundación Biodiversidad una propuesta de colaboración con el objetivo de aunar esfuerzos en relación a las problemáticas expuestas. La Fundación Biodiversidad, que tiene entre sus fines fundacionales el promover este tipo de colaboraciones para la promoción de las medidas de conservación y recuperación de ecosistemas y hábitats, ha reconocido a Oceana como una de las organizaciones internacionales más importantes dedicadas a la protección de los océanos, por lo que ha respondido favorablemente a esta propuesta de colaboración, que se ha formalizado con la firma de este convenio a bordo del Oceana Ranger. El presupuesto de las actuaciones es de un total de 263.000 euros, de los que la Fundación Biodiversidad aportará 160.000 euros y Oceana 103.000 euros. Los trabajos, que se están llevando a cabo principalmente a bordo del catamarán de investigación de Oceana, deberán estar finalizados antes de Diciembre del 2006.

Desde el inicio de la colaboración entre ambas instituciones en el mes de Mayo,
el equipo de científicos y buceadores que navegan a bordo del Oceana Ranger ha realizado exploraciones en volcanes submarinos en el Atlántico, en praderas de posidonia en el Mediterráneo y han procedido a la instalación de marcas de seguimiento por satélite de tortugas marinas para determinar sus comportamientos migratorios y sus hábitos de inmersión diarios.

Oceana está acumulando información que resultará de utilidad en la toma de decisiones del  Gobierno español y la Unión Europea en el proceso de revisión de la Directiva de Hábitats.

Según Xavier Pastor, “la colaboración leal entre instituciones de la Administración, las organizaciones no gubernamentales y la iniciativa privada se está mostrando cada vez más como una de las maneras de avanzar en las soluciones de los problemas ambientales. El convenio que hemos formalizado hoy es un ejemplo concreto  del trabajo conjunto entre dos de estos actores”.

El Departamento de Comunicación de Oceana pone a disposición de los medios material gráfico de los trabajos que se han llevado a cabo.