Oceana y Marviva inician en Palma una expedición destinada a defender los recursos pesqueros y los ecosistemas mediterráneos

Todos comunicados de Prensa…

Investigadores de Oceana recorrerán el Mediterráneo durante seis meses, a bordo del buque oceanográfico “MarViva Med”, documentando actividades de pesca ilegal y promoviendo la creación de áreas marinas protegidas.


Mayo 27, 2008
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Sólo 48 horas después de la salida de su catamarán Oceana Ranger desde Valencia hacia el Atlántico para iniciar su expedición en Galicia y el Cantábrico, Oceana inicia en Palma de Mallorca una expedición simultánea con rumbo opuesto, internándose en el Mediterráneo a bordo del buque de investigación “MarViva Med”. Esta iniciativa, que se lleva a cabo conjuntamente con la Fundación MarViva, durará seis meses y se concentrará en temas relacionados con el control de la pesca ilegal y la identificación de áreas marinas que, por su valor ecológico, deben ser protegidas.

El “MarViva Med” es un buque de 42 metros de eslora, que ha estado al servicio de institutos de investigación pesquera de los gobiernos de Irlanda del Norte y Escocia, y que recientemente ha sido adaptado para las tareas de campaña de la organización conservacionista internacional Oceana.

El nuevo buque consta de una tripulación de 11 marinos y 12 científicos y técnicos. A bordo viajan oceanógrafos especialistas en pesquerías y hábitats marinos, un equipo de buceadores profesionales con cámaras de filmación y fotografía, así como un robot capacitado para realizar inmersiones de hasta 500 metros de profundidad. El buque también dispone de lanchas neumáticas de alta velocidad y capacidad de transmisión de imágenes vía satélite. Puede permanecer en el mar durante largos periodos de tiempo sin necesidad de repostar.

Durante la duración de la campaña, el equipo que va a bordo del “MarViva Med” llevará a cabo investigaciones destinadas a:

  • Documentar, si se produce, la sobrepesca y la pesca ilegal de atún rojo en distintas zonas del Mediterráneo por parte de flotas de Francia, Italia, España, Libia y Turquía.
  • Comprobar el abandono definitivo del uso de las redes de deriva ilegales por parte del los 92 pesqueros franceses dedicados a la pesca de juveniles del atún rojo que fueron denunciados por Oceana en 2007.
  • Exponer la actividad ilegal de los 137 rederos de deriva italianos que, aunque refugiados ahora casi exclusivamente en los puertos de Sicilia y Catania, continúan utilizando estas redes prohibidas para la pesca del pez espada.
  • Filmar y fotografiar los fondos marinos de zonas que deben ser declaradas Áreas Marinas Protegidas, en particular en las Islas Baleares y las proximidades de Malta, Sicilia  y Libia, así como mostrar el impacto que las redes de arrastre ejercen sobre los ecosistemas marinos.
  • Denunciar las actividades ilegales de barcos arrastreros, principalmente españoles e italianos, en áreas en donde el uso de este arte está prohibido o cuyas capturas corresponden a peces de talla inferior a la reglamentaria.
  • Comprobar la situación de la flota de más de un centenar de rederos de deriva marroquíes que actúan ilegalmente en el mar de Alborán, y cuyo gobierno se ha comprometido a reconvertir a otras artes antes del último día de 2008.

“Con este ambicioso proyecto a bordo del MarViva Med, Oceana da continuidad a las campañas llevadas a cabo con el catamarán Ranger desde 2005. Nuestro objetivo es poner en evidencia la falta de control que los distintos gobiernos y la Unión Europea ejercen sobre sus flotas pesqueras, y que están acabando con los stocks pesqueros del Mediterráneo y arrasando hábitats de gran valor ecológico”, ha declarado el biólogo marino Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa, que estará al frente de  esta expedición.