Pescadores sicilianos amenazan a la tripulación del Ranger para que les haga entrega de las filmaciones que muestran su actividad ilegal

Todos comunicados de Prensa…

Durante el incidente los marineros sicilianos profirieron constantes insultos y amenazas de muerte, haciendo con sus manos el gesto de degüello.


Agosto 5, 2005
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Los miembros de Oceana que fueron amenazadas por los pescadores sicilianos fueron la cámara Mas Mar, el fotógrafo Angel Serrano, el coordinador de la expedición Xavier Pastor y el capitán del Ranger, Carlos Pérez. 

Ayer, jueves 4 de agosto, a las siete de la tarde tarde, un grupo de pescadores sicilianos irrumpieron en el muelle de atraque del catamarán de investigación Oceana Ranger para exigir, entre insultos y amenazas, que su tripulación les hiciese entrega de los videos y fotografías registrados por los cámaras de esta organización el pasado sábado.

En esas imágenes –que se encuentran ya camino de Madrid- se muestra a uno de los pesqueros sicilianos, el denominado “Alba Chiara” faenando en aguas internacionales, al oeste de Cerdeña, utilizando al menos diez kilómetros de red de deriva prohibida por las Naciones Unidas, la Unión Europea y la propia legislación italiana.

Al menos ocho individuos, liderados por quién se identificó como el patrón del redero “Alba Chiara” se trasladaron a última hora de la tarde en ferry desde los puertos de la vecina isla de Sant Antioco, donde los pesqueros se encuentran refugiados debido al fuerte temporal que ha reinado en el Mediterráneo occidental en la última semana.

Los pescadores irrumpieron agresivamente en los muelles de la Marina Siffredo, donde está atracado el Ranger, a la búsqueda de los tripulantes de Oceana. Una vez localizado el catamarán, intentaron provocar un enfrentamiento con ellos, mientras les reclamaban la entrega inmediata de videos y fotografías.

Durante el incidente los marineros sicilianos profirieron constantes insultos y amenazas de muerte, haciendo con sus manos el gesto de degüello.

 La situación subió tanto de tono que los responsables del puerto se vieron obligados a requerir la presencia de la policía italiana.  Un coche patrulla de los Carabinieri, se presentó en el puerto y obligó a los pescadores a abandonar las instalaciones de la marina, al tiempo que tomaban los datos de todas las personas implicadas en el incidente, que fue presenciado por decenas de testigos desde los veleros atracados en el pantalán donde se encuentra el Ranger.

Los miembros de Oceana que fueron amenazadas por los pescadores sicilianos fueron la cámara Mas Mar, el fotógrafo Angel Serrano, el coordinador de la expedición Xavier Pastor y el capitán del Ranger, Carlos Pérez.

Al cabo de un par de horas de tensión, en las que los pescadores montaron guardia a la puerta de la marina, estos abandonaron su actitud y tomaron el ferry de vuelta a sus puertos.

El Ranger, un catamarán de investigación de 23 metros de eslora, está llevando a cabo, desde principios de julio, una campaña de documentación de la actividad de rederos italianos de deriva que utilizan redes ilegales  en el Mar Tirreno, al norte de Sicilia y alrededor de la Isla de Cerdeña.

Hasta el momento Oceana ha podido documentar gráficamente la presencia de unos 40 pesqueros de esas caracterísicas, muchos de ellos sicilianos. Se estima que el número de barcos pescando ilegalmente puede alcanzar los 300.

Se da la circunstancia adicional de que una buena parte de los armadores de esos barcos recibieron subvenciones de la Unión Europea de alrededor de 50.000 euros por embarcación para cambiar las redes ilegales por otros artes más selectivos. Los rederos italianos se embolsaron las subvenciones y han continuado faenando con las artes prohibidas.

La magnitud de esta presumible estafa a las arcas europeas  se estima en más de 200 millones de euros.