Un estudio demuestra que la irresponsabilidad de los ministros de pesca de la UE llevó al colapso al bacalao del Mar del Norte

Todos comunicados de Prensa…

En medio de la reforma de la Política Pesquera Común, Oceana insta a los Estados miembros a anteponer el futuro de los stocks a los triunfos políticos a corto plazo.


Abril 26, 2012
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




En víspera de los debates del Consejo de Ministros de Pesca en Luxemburgo, Oceana llama la atención sobre un nuevo estudio científico[1] que vincula las malas decisiones del Consejo de Pesca europeo y su desdén por las recomendaciones científicas con el colapso del bacalao del Mar del Norte[2]. Firman la investigación el doctor Rainer Froese, científico especializado en pesca, y Martin Quaas, economista experto en recursos. Oceana pide a los miembros del Consejo que se salgan del guión establecido y adopten las decisiones necesarias para salvaguardar el futuro del sector y los stocks pesqueros europeos.

“Durante años, el Consejo de Ministros de Pesca ha persistido en ignorar a la ciencia, y este estudio muestra una de las muchas consecuencias de su descuido e inacción”, afirma Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa. “El Consejo tuvo toda la información que necesitaba para evitar el colapso del bacalao en el Mar del Norte, pero eligió ignorarla, y ahora el sector pesquero está pagando las consecuencias. Los ciudadanos europeos confiaron en ellos para gestionar con responsabilidad un bien público, y ya es hora de que nuestros ministros correspondan a esa confianza”.

El estudio demuestra que en situaciones específicas, los cierres de pesquerías conllevan beneficios a largo plazo para el sector. En el caso del bacalao del Mar del Norte, por ejemplo, los científicos alemanes concluyen que con un cierre de tres años como recomendaban los demás científicos, los beneficios derivados de la recuperación de los stocks habrían sido varias veces superiores a los que se consiguen hoy en día  y habrían compensado con creces las pérdidas del cese de actividad.

En el estudio analizamos datos reales sobre el reclutamiento de juveniles, descartes declarados de bacalao y precios. La única cifra supuesta era qué habría pasado con capturas menores que las establecidas por el Consejo”, señala el Dr. Froese. “En otras palabras, no hay ninguna duda de que el bacalao del Mar del Norte se habría recuperado si el Consejo hubiera actuado con responsabilidad”.

En los cinco últimos años, los ministros de Pesca de la UE han establecido Totales Admisibles de Capturas (TAC) un 40% por encima de las recomendaciones científicas. Cuando se está llevando a cabo la que probablemente sea la mayor reforma de la Política Pesquera Común, este nuevo estudio vuelve a subrayar una de las grandes deficiencias de la política pesquera de Europa: que sus principios y objetivos importan poco si los políticos no están dispuestos a aplicarlos con responsabilidad.

A pesar de que haya objetivos internacionales vinculantes, como alcanzar el Rendimiento Máximo Sostenible (MSY, por sus siglas en inglés) de todos los stocks en 2015 y el Buen Estado Medioambiental en aguas europeas en 2020, muchos Estados miembros siguen negándose a tomar las difíciles decisiones necesarias para alcanzarlos y a menudo se escudan en el impacto económico que tendrían los cierres y los recortes de cuota sobre el sector.


[1] Froese R., Quaas M. 2012. Mismanagement of the North Sea cod by the Council of the European Union. Ocean & Coastal Management  doi:10.1016/j.marpol.2012.03.017

[2]The North Sea cod stock is outside of safe biological limits, yet it continues to suffer from overfishing at three times the level that could produce the maximum sustainable yield (MSY). As a result, the subpopulation of cod in the southern North Sea may have gone extinct. Continued overfishing was decided and thus legalized by the Council of European agriculture ministers despite repeated scientific advice, since 2003, to close the fishery. Here we show that with observed recruitment, a three-year closure of the cod-fishery from 2003 to 2005 would have rebuilt the stock sufficiently for fishing activities to resume (…)”.