Un tercio de las propuestas de Oceana MedNet coincide con zonas de importancia ecológica seleccionadas por Naciones Unidas

Todos comunicados de Prensa…

Oceana ha participado en la definición de las áreas prioritarias para la conservación del mar Mediterráneo que se están presentando en la reunión del Convenio sobre Diversidad Biológica.


Octubre 10, 2012
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Oceana ha facilitado a Naciones Unidas información científica recopilada en diferentes zonas del Mediterráneo y que será considerada en la 11ª Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) que se está celebrando en Hyderabad (India). Los datos proporcionados, junto con información aportada por otras organizaciones e instituciones, han permitido identificar las zonas marinas de mayor importancia ecológica o biológica. Un tercio de los lugares propuestos por MedNet, la red diseñada por Oceana, se encuentra en las áreas seleccionadas para el mar Mediterráneo.

Durante la reunión se analizará el progreso en las Metas de Aichi, que establecen que para 2020, al menos el 10% de las zonas marinas y costeras del mundo deben estar conservadas a través de redes de áreas protegidas. Sin embargo, según datos publicados en 2012, por ahora sólo el 1,6% de los oceános del mundo está protegido.

En este sentido, Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa, afirma que “el principal obstáculo para cumplir con el compromiso del CBD es la falta de voluntad política, que hace que los objetivos de conservación mundiales se retrasen continuamente” y añade, Estamos muy lejos de conseguir las metas de Aichi y hace años que los expertos advierten que el ritmo en la declaración de áreas marinas protegidas es demasiado lento, tanto, que no se lograrán hasta 2067. Los gobiernos, de hecho, están incumpliendo impunemente sus obligaciones”.

Oceana ha colaborado con la información obtenida de sus expediciones en el Seco de los Olivos, el Seco de Palos, las montañas submarinas del Canal de Mallorca, el cañón submarino de Menorca, así como las montañas submarinas de Aceste y Enareta en el mar Tirreno (Italia), donde se han documentado hábitats y especies de un valor ecológico indiscutible y dignos de ser protegidos.

Según Pilar Marín, científica marina de Oceana “La protección de los océanos del mundo, y en especial zonas tan castigadas como el mar Mediterráneo, requieren de avances urgentes para para frenar la pérdida de biodiversidad y mejorar la productividad de los ecosistemas”, y continúa “es necesario insistir en la necesidad de aplicar las recomendaciones internacionales, y por ello Oceana trabaja en novedosas propuestas como MedNet, una red de áreas marinas protegidas para el Mediterráneo que ha sido diseñada teniendo en cuenta los principios y criterios del Convenio sobre Diversidad Biológica”.