Oceana apoya la construcción del parque eólico marino de Chipiona

Todos comunicados de Prensa…

La organización internacional de conservación marina considera que este proyecto contribuye a la necesidad de reducir urgentemente las emisiones de CO2


Julio 14, 2009
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




La organización internacional de conservación marina Oceana ha manifestado su decidido apoyo al proyecto del Ayuntamiento de Chipiona, la Universidad de Cádiz y la empresa Magtel para impulsar  la construcción de un parque de generadores eólicos marinos de 1.000 megavatios de potencia. Desde su independencia política y económica de cualquiera de estas tres entidades, Oceana manifiesta que el proyecto Las Cruces del Mar debería iniciarse cuanto antes para hacer realidad la apuesta por las energías renovables manifestada repetidamente por el Presidente Rodríguez Zapatero.

 

No sólo Oceana, sino la mayor parte de las grandes organizaciones ecologistas de ámbito internacional y nacional apoyamos el que se dé un impulso decidido a los parques de generadores eólicos marinos, siempre que estos se encuentren situados en las zonas que sean sometidas a evaluaciones de impacto ambiental favorables siguiendo el Estudio Estratégico Litoral elaborado conjuntamente por el Ministerio de Medio Ambiente y el de Industria”,  ha manifestado Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa. “España debe avanzar rápidamente en la misma dirección que han hecho países del norte de Europa preocupados por el incremento del cambio climático como Dinamarca, el Reino Unido y Alemania, y recuperar el retraso que lleva respecto a esos países”. 

 

Recientemente, y con motivo de la decisión del cierre de Garoña, Oceana reclamaba precisamente al Gobierno que se agilicen los procedimientos administrativos para que el sector industrial dedicado a las renovables pueda avanzar de forma rápida en la instalación de al menos 1.000 MW de eólica marina antes de 2013.

 

Las estimaciones internacionales calculan que, en 2020, la potencia de los aerogeneradores marinos alcanzará más de 236.000 MW en todo el mundo. El sector energético español afirma que su objetivo en nuestro país es de 4.000 MW para esa fecha. Según Oceana, la generación de esos megavatios renovables es imprescindible si se quiere alcanzar el objetivo de reducir las emisiones de CO2 en un 80% para el 2040, una meta que los científicos consideran imprescindible para frenar el cambio climático e impedir la acidificación de los océanos. La semana pasada, los países del G-8 se comprometieron a alcanzar esas reducciones para 2050, una fecha que Oceana considera demasiado lejana dada la aceleración que está sufriendo el cambio climático.

 

El impacto de las emisiones de CO2 y de su absorción por el mar es tan grave que los científicos están advirtiendo que si no se toman medidas inmediatas, el efecto sobre los organismos marinos causado por la acidificación de los océanos se hará evidente de forma inmediata.

 

Oceana ha recopilado informaciones de los mejores especialistas internacionales sobre el impacto del incremento de las emisiones de CO2 en los océanos. Los estudios muestran los efectos que están empezando ya a tener sobre el debilitamiento de los esqueletos externos y conchas en crustáceos, moluscos y corales de distintas partes del mundo, así como en la disminución de la capacidad de reproducción de muchos peces, la aparición de especies invasoras y otros factores que ya están empezando a afectar a los ecosistemas marinos y a la pesca.

 

Todos los estudios indican que la península Ibérica, y en particular el sur de España está siendo una de las regiones del mundo más afectada por el cambio climático, que está provocando la subida del nivel del mar, la desaparición de las playas y la destrucción de infraestructuras litorales,  la desertificación, el aumento de la violencia de los temporales y la escasez de agua dulce.

 

Por ello, Oceana manifiesta que se debe impulsar en todo el mundo, y también en España, la instalación de aerogeneradores marinos, empezando por un mínimo de 1.000 MW para 2013. El proyecto de Chipiona es solamente un buen primer paso en esta dirección, que además contribuye activamente a la creación de puestos de trabajo en la industria medioambiental.

 

Según el portavoz de Oceana, “los pescadores serán uno de los sectores más afectados por el cambio climático. La oposición a los proyectos de energías renovables, excepto en casos de ecosistemas muy sensibles, resulta irresponsable y contradictoria a sus propios intereses. Los generadores eólicos marinos son precisamente parte de la solución que hará posible que actividades como la pesca puedan ser posibles dentro de unos años. Si no se produce un consenso social inmediato a favor de los parques eólicos y solares, y sobre la necesidad de ahorro y eficiencia energética, los océanos dejarán de ser fuente de vida dentro de unas décadas”. 

 

La organización conservacionista afirma también que “con una planificación y diseño adecuados, los parques eólicos marinos pueden ser una zona de concentración de pesca, reservada a la flota artesanal,  que además verá protegidas sus artes selectivas de las actividades ilegales de la flota de arrastre, demasiado frecuentes en Andalucía, según documentación gráfica obtenida por Oceana”.