Oceana pide a la UE una gestión estricta y con criterio científico para detener el colapso de los recursos marinos

Todos comunicados de Prensa…

La Comisión Europea ha publicado hoy el Libro Verde de la Política Pesquera Común (PPC), un análisis de los pocos logros y las muchas carencias de la actual Política Pesquera de la UE


Abril 22, 2009
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




Oceana acoge positivamente la valoración constructiva de la Comisión sobre la situación actual del sector pesquero en la UE, que se recoge en el Libro Verde publicado esta mañana en Bruselas. Este documento, y el subsiguiente período de consulta con las partes implicadas son el paso previo a la redacción de la Propuesta de la Comisión Europea sobre la reforma del marco regulador de la política pesquera de la UE, que entrará en vigor en enero de 2013[1].

 

Sin embargo, la organización internacional de conservación marina advierte que hay que aplicar cambios fundamentales y de gran alcance en las políticas de la UE para cumplir el ambicioso objetivo de la Comisión de conseguir unas pesquerías sanas y productivas antes de 2020.

 

Existen pruebas científicas de una degradación grave y progresiva de la diversidad biológica marina que parece estar acelerándose a nivel mundial[2]. Si todo sigue igual, se prevé el colapso de la totalidad de las especies que se pescan hacia el año 2048[3].

 

Además, muchas de las pesquerías comerciales del mundo y sus especies afines van a resultar amenazadas por impactos del cambio climático como la acidificación de los océanos y cambios en el hábitat y la cantidad disponible de presas, lo que previsiblemente agravará la situación actual de colapso.

 

El Libro Verde de la Comisión identifica como el problema de base que las pesquerías europeas deterioren su propia base ecológica y económica y reconoce la necesidad de llevar a cabo un cambio importante para invertir la tendencia actual.

 

“Desafortunadamente, se han desperdiciado años preciosos con una política de escasos resultados”, señala Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa, “y hoy nos encontramos con stocks que se pescan hasta el agotamiento, planes de recuperación incapaces de cumplir su objetivo, exceso de capacidad sin gestionar, cumplimiento insuficiente de las leyes medioambientales, baja rentabilidad de la industria pesquera de la UE, gestión que no sirve a los intereses generales, subvenciones e incentivos contraproducentes[4], control insuficiente y una pérdida insostenible de la biodiversidad.”

 

“La UE se enfrenta al reto de encontrar una solución. Puede que sea la última oportunidad para invertir la práctica pesquera actual de llevar al colapso los ecosistemas marinos,” prosigue Xavier Pastor.

 

 

La UE continúa necesitando con urgencia una política moderna, basada en la sostenibilidad ecológica como requisito clave para el desarrollo económico y social y orientada a los ecosistemas con criterios científicos.  

 

“La nueva PPC debería incluir un enfoque científico preventivo en el diseño y regulación de las políticas pesqueras y marinas, así como una gestión abierta con el fin de evaluar y revisar decisiones periódicamente,”  afirma Gaia Angelini, policy advisor de Oceana Europa.

 

El agotamiento de los recursos pesqueros europeos es un precio inaceptable para los ciudadanos de la UE  por el derroche de sus recursos marinos y el coste económico de sacar a flote el sector pesquero con subvenciones contraproducentes y perjudiciales para el medio ambiente.

 

Oceana participará intensamente durante el período de consultas del Libro Verde en favor de una nueva PPC que apoye unas actividades pesqueras responsables, en equilibrio con los recursos existentes y respetando al máximo los hábitats y la vida marina.

 

 


[1] La gestión y la explotación sostenible de los recursos pesqueros están reguladas en la actualidad por el Reglamento (CE) 2371/2002 de 20 de diciembre de 2002, de aplicación hasta el 31 de diciembre de 2012.

[2] Froese and Pauly (2003): En comparación con la década de 1950, los datos de la década de los 90 muestran que la mayoría de las capturas (75%) procedían de pesquerías sobreexplotadas o completamente explotadas y más del 10%, de pesquerías colapsadas.

[3] Boris Worm et al. (noviembre de 2006). Impact of Biodiversity loss on ecosystem services, Science Journal.

4 Banco Mundial (2008). Miles de millones hundidos: La justificación económica de la reforma pesquera : informe que calcula en 50.000 millones de dólares anuales las pérdidas económicas mundiales de las pesquerías marinas debidas a mala gestión, ineficiencias y sobrepesca  (un total de más de 2 billones de dólares en las tres últimas décadas).