Oceana pide que se instalen 1.000 MW de energía eólica marina en sustitución de Garoña

Todos comunicados de Prensa…

Estos aerogeneradores representarían más del doble que la energía que dejará de producir la Central Nuclear, que cerrará en 2013


Julio 2, 2009
Madrid
Contact:
( [email protected] )




La organización internacional de conservación marina Oceana ha manifestado su desacuerdo con la decisión del Gobierno de no cerrar la central nuclear de Garoña al final de sus cuarenta años de vida útil. Oceana reclama al presidente Zapatero que inmediatamente haga efectiva su declarada apuesta por las energías renovables impulsando la instalación de parques eólicos marinos en las zonas determinadas como “aptas” en el mapa del litoral incluido en el Estudio Estratégico Litoral, como han hecho países del norte de Europa como Dinamarca, el Reino Unido y Alemania.

 

La organización conservacionista pide al Gobierno que se faciliten los procedimientos administrativos para que el sector industrial dedicado a las renovables pueda avanzar de forma rápida en la instalación de al menos 1.000 MW de eólica marina antes del 2013.

 

Según Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa, “Esta potencia representaría más del doble de la que en ese año dejará de producir la central nuclear de Garoña, y acabaría con el argumento –que ya resulta falso incluso hoy en día- de que la energía de esa central es necesaria para el país. Además, se generarían un número de puestos de trabajo muy superior al que el cierre de la nuclear pueda hacer perder. Es bien conocido que el sector de las renovables es mucho más intensivo que el de las nucleares en creación de empleo”.

 

Las estimaciones internacionales calculan que, en 2020, la potencia de los aerogeneradores marinos alcanzará más de 236.000 MW en todo el mundo. El sector energético español afirma que su objetivo en nuestro país es de 4.000 MW para esa fecha. Según Oceana, la generación de esos megavatios renovables es imprescindible si se quiere alcanzar el objetivo de reducir las emisiones de CO2 en un 80% para el 2040, una meta que los científicos consideran imprescindible si se quiere frenar el cambio climático e impedir la acidificación de los océanos.

 

Por ello, se debe impulsar en todo el mundo, y también en España, la instalación de aerogeneradores marinos, empezando por un mínimo de 1.000 MW para el 2013. Simultáneamente, y siempre según Pastor, “se debe impulsar la investigación de otras energías marinas, como la de las olas, las corrientes y la mareomotriz, hasta que resulten suficientemente rentables y viables a escala industrial”.

 

Oceana reclama también al Gobierno que lleve a cabo las modificaciones que sean necesarias en el sistema energético español, incluyendo el incremento de su conexión con los países limítrofes con el nuestro, para que la proporción de energías renovables que puedan incluirse en el mismo continúe creciendo al ritmo de la instalación de las mismas.