Oceana: sólo una reforma ecológica de la política pesquera de la UE podría recuperar los stocks y mantener el empleo

Todos comunicados de Prensa…

Oceana pide a la Comisión Europea que centre sus esfuerzos en recuperar la salud de los ecosistemas y asegurar el cumplimiento de la legislación existente


Diciembre 18, 2009
Madrid
Contact:
Marta Madina ( [email protected] )




La Unión Europea concluye esta semana su consulta pública para reformar la Política Pesquera Común (PPC) a partir del año 2012. Oceana pide a la Comisión Europea que la reforma de la Política Pesquera Común gire sobre la mejora del equilibrio y la salud de los océanos. Unos océanos saludables no son sólo un requisito ineludible para las pesquerías y la industria de transformación de pescado, sino que también son necesarios para otros sectores, como el turismo, y para mitigar los efectos del cambio climático. 

“Los responsables políticos de Medio Ambiente y de Pesca deben gestionar las pesquerías de manera conjunta. Los mares no son únicamente el lugar donde residen los recursos marinos que se explotan, sino que cumplen otras funciones. Por ejemplo, los océanos absorben aproximadamente el 30% de las emisiones globales de dióxido de carbono y el 80% del incremento de temperatura generado por los gases de efecto invernadero. Por ello, la nueva Política Pesquera Común debe pasar de un enfoque industrial de pescar todo lo posible a una política integrada que tenga en cuenta otros factores ambientales”, explica el Director Ejecutivo de Oceana, Xavier Pastor.

Para proteger los ecosistemas marinos y restaurar los stocks pesqueros de un modo eficiente, la Unión Europea debería incluir en la PPC una ampliación de la red de Áreas Marinas Protegidas de hasta al menos el 20%-30% de la superficie total, como recomienda la UICN, después de lograr el objetivo del 10% del Convenio sobre la Diversidad Biológica antes de 2012.

Con la reforma de la PPC, los pescadores artesanales con buques de hasta doce metros de eslora y sin artes de arrastre deberían ser los que recibieran más apoyo porque no destruyen el fondo marino, causan un impacto menor en el ecosistema, usan artes de pesca más selectivas, capturan productos frescos y de mayor valor, producen menos descartes y emplean a muchas más personas en relación con el tonelaje y el valor de la captura. Estas pesquerías deberían contar con un acceso prioritario a las zonas costeras de pesca y, en función de los planes de gestión pesquera, incentivos económicos que permitan restaurar los stocks costeros, apoyar la construcción de una red de reservas marinas costeras y aumentar la producción de pescado local y de alta calidad.    

 Para la reforma de la Política Pesquera Común, Oceana recomienda:

  • Poner en práctica el principio de precaución y dotar a la gestión pesquera de un enfoque que considere el ecosistema en su conjunto.
  • Garantizar una correcta gestión de todas las pesquerías con TAC (Totales Admisibles de Capturas), controles de esfuerzo y medidas técnicas.
  • Permitir la pesca en aguas de la Unión Europea y la desarrollada por buques comunitarios sólo si se establecen medidas de gestión ecológicamente sostenibles de acuerdo con la mejor información científica disponible.
  • Según lo dispuesto en el Convenio sobre la Diversidad Biológica, un mínimo del 10% de los océanos deben ser declarados Áreas Marinas Protegidas antes de 2012. El área de reservas marinas debería ampliarse un 20-30%, tal como recomienda la UICN.
  • Restaurar los stocks agotados hasta llegar al Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) antes de 2015. Sustituir el RMS como objetivo de gestión para las pesquerías, y gestionar éstas según el enfoque basado en el ecosistema e integrando el principio de precaución.
  • Emplear un enfoque integrado para gestionar los ecosistemas marinos con el fin de conseguir un buen estado medioambiental de los océanos.
  • Erradicar las capturas accidentales y los descartes en aguas de la Unión Europea y en los buques europeos.
  • Eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU, por sus siglas en inglés) en la Unión Europea y en los buques europeos. Cerrar el mercado europeo al pescado y marisco IUU y prohibir el comercio de esta mercancía.
  • Gestionar el “elemento externo” de la flota pesquera dentro de la PPC con el objetivo de proteger la biodiversidad oceánica y reconstruir los ecosistemas oceánicos de terceros países para conseguir un buen estado medioambiental de los océanos.
  • Eliminar los subsidios de pesca perjudiciales para el medio ambiente e introducir objetivos legalmente vinculantes para reducir sustancialmente la capacidad de la flota.