Oceana y Shark Alliance presentan 13.000 firmas para pedir mayor protección de los tiburones

Todos comunicados de Prensa…

Grupos conservacionistas se reúnen con el Gobierno para mostrar el apoyo de la opinión pública española a la conservación de los tiburones y a un Plan de Acción sólido de la Unión Europea


Marzo 12, 2009
Madrid
Contact:
Marta Madina ( mmadina@oceana.org )




Representantes de OCEANA y de algunos grupos que forman parte de Shark Alliance (Ecologistas en Acción, SUBMON y OCEANIA diving world) han entregado esta mañana a responsables de la Secretaría General del Mar (Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino) casi 13.000 firmas de ciudadanos españoles que solicitan mejoras en la protección de los tiburones. Además, se ha debatido la posición española ante el nuevo Plan de Acción de la Unión Europea (UE) para los Tiburones.

 

“En gran parte debido a España, la UE ocupa uno de los primeros puestos del mundo en capturas, consumo y comercio de productos derivados del tiburón”, explica Rebecca Greenberg, responsable de la campaña de tiburones de OCEANA en Europa. “La carencia de límites adecuados para la pesca de tiburones, ya sean nacionales, europeos o internacionales, ha hecho que muchas poblaciones en Europa estén amenazadas de extinción.”

 

Los conservacionistas esperan que este abundante apoyo popular ayude a persuadir a España, que ocupa el cuarto lugar del mundo en capturas de tiburones, de la necesidad de promover y conseguir una implementación diligente de medidas de conservación de los tiburones, incluyendo las esbozadas por el Plan. Las firmas se recogieron en España durante la Semana Europea de los Tiburones el pasado otoño, procedentes de una amplia gama de entidades e incluyendo instituciones académicas, entidades gubernamentales, acuarios y centros de buceo.

 

Los españoles cada vez son más conscientes de que los tiburones son esenciales para nuestros océanos, pero, aun así, sufren una grave sobreexplotación”, afirma Samuel Martín-Sosa Rodríguez, responsable de Internacional de Ecologistas en Acción. “La preocupación que reflejan estas firmas debería ser un claro mensaje para nuestro Gobierno de que a los españoles les importan los tiburones y quieren que sean protegidos”, continúa Martín-Sosa Rodríguez.

 

La mayoría de las poblaciones de tiburones y rayas están sometidas a una sobreexplotación que, en algunos casos, llega a ser muy grave. Las pesquerías europeas de tiburones o bien carecen totalmente de regulación o se gestionan de acuerdo con límites permisivos que no se ajustan a las recomendaciones científicas. La prohibición de la práctica del finning (el corte de las aletas de un tiburón y el subsiguiente deshecho al mar del cuerpo) establecida por la UE es una de las más laxas del mundo. España es el primer país de la UE en captura de tiburones y exportación de aletas.

 

En un intento de solucionar estos problemas y tras una larga espera, la Comisión Europea aprobó en febrero un Plan de Acción que traza medidas para controlar las capturas de tiburones, proteger sus hábitats, mejorar los conocimientos sobre ellos y reforzar la prohibición del finning. El éxito del Plan depende en gran medida de las reacciones y las acciones de los Estados Miembros de la UE. Se espera que los Ministros de Pesca europeos presenten su respuesta oficial al Plan en abril.

 

“Instamos al Gobierno español a que proteja a los tiburones, apoyando activamente una pronta implementación  de las medidas de conservación esbozadas en el Plan de Acción, incluyendo límites de pesca basados en datos científicos y mejoras en la prohibición del finning”, añade Àlex Bartolí, responsable de proyectos con tiburones del Área de Biología de la Conservación de SUBMON, situado en Barcelona. “Es necesario actuar urgentemente para evitar que continúe el agotamiento de las poblaciones de estos animales esenciales en el medio marino y que no sigan produciéndose daños a los ecosistemas que mantienen.”

 

Los grupos que asistieron a la reunión han trabajado para promover que el Plan de la UE para los Tiburones sea potente y se comprometa a poner en práctica:

 

  • Restricciones significativas a la captura de tiburones,
  • Protección para las especies de tiburones en peligro y para sus hábitats y
  • Prohibición más eficaz de la práctica del finning.