Cambio climático y energías renovables

Desde tiempos inmemoriales, los océanos han absorbido enormes cantidades de dióxido de carbono en un sistema que mantiene en equilibrio la atmósfera de nuestro planeta. Ahora, debido a la quema de combustibles fósiles, los océanos se están saturando de dióxido de carbono. Este proceso está cambiando la composición química de los océanos, acidificándolos más y poniendo en peligro el futuro de los arrecifes coralinos y de los organismos que fabrican conchas.

El aumento de las temperaturas hace que los mares se calienten y, por lo tanto, aumente la intensidad de las tormentas, suba el nivel del mar y se altere tanto el sistema de corrientes oceánicas como los ecosistemas.