Diario de a bordo: 16 de Septiembre de 2008

Autor: Ana de la Torriente
Fecha: Septiembre 16, 2008



Tras abandonar Menorca, por mal tiempo en el norte de la isla, hemos venido a recalar en el Este de Mallorca. Hemos aprovechado para dejar pasar el mistralazo aguant谩ndonos al socaire de la costa de Santany primero. Luego, cuando ya iba decayendo el 鈥渏ulepe frescach贸n鈥 (鈥 Felipe Mellizo 鈥淟os Tres anillos鈥), fondeados en la bah铆a de Pollensa. Aquel simp谩tico y did谩ctico periodista nos recordaba como aquellos que portan los tres anillos en su oreja, lo que significa que hab铆an pasado navegando los tres cabos m谩s extremos de la Tierra, adquieren dos derechos fundamentales, a saber: Orinar contra el viento y No descubrirse ante ning煤n soberano del planeta.

Creo que me han venido a la memoria aquellos documentales que reproduc铆an la expedici贸n de Magallanes por lo ex贸tico que resulta que algunos de los tripulantes filipinos de a bordo se llamen Joaqu铆n, Jos茅, Camilo, etc鈥. Ellos estudian a Magallanes (Maguellan le dicen) como un invasor (que es lo que fue claro) y recuerdan a Rizal como su h茅roe libertador que adem谩s 鈥溾 estudi贸 en Madrid鈥︹ dicen enseguida que hablan de 茅l. Yo les apunto que fue listo el t铆o al querer conocer al enemigo por dentro.

El caso es que hemos permanecido un par de d铆as entre intentona de salida para hacer batimetr铆as, buceos y 鈥渁ncla p麓arriba鈥/鈥渁ncla p麓abajo鈥. Tras la primera batimetr铆a, Ricardo, Ana y Rebecca han encontrado un talud que promete. Se les ve la mirada ansiosa y patean el contenedor del ROV como purasangres listos para la carrera. Les doy un azucarillo y se calman.

Algunos tambi茅n hemos recordado el a帽o pasado en que estuvimos aqu铆 mismo con el Oceana Ranger. La Junta Directiva de Oceana se reuni贸 en esta Bah铆a y fue la primera vez que pudieron tocar al Catamar谩n que va llenando p谩ginas de pionero oceanogr谩fico y guerrillero a帽o tras a帽o. Creo que les gust贸.

Se han desembarcado del Marviva Med Mauro y Fleta y han llegado Joan, Tomeu y Manuel. El ROV tiene su p煤blico pero sobre todo sus t茅cnicos.

Nosotros seguimos atentos a que amaine. En el Mediterr谩neo hacer planes a m谩s de dos d铆as es de locos. Esto va y viene como si el Mare Nostrum comprendiera que 茅l es el que puede hacer lo que le venga en gana y uno, pues si hombre s铆, a contar olas, que dicen que no hay dos iguales.

Un regalito para los nost谩lgicos:

"鈥 Oh hombres, he visto cosas que vosotros no creer铆ais. Atacar naves en llamas m谩s all谩 de Ori贸n, he visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannh盲user. Todos esos momentos se perder谩n en el tiempo como l谩grimas en la lluvia. Es hora de鈥 驴dormir?...".