Diario de a bordo: Un mar muy montañoso

Autor: Silvia García
Fecha: Agosto 7, 2011



Volvemos a Alborán, tras tres días de buen trabajo en el Gorringe y aproximadamente un día y medio de navegación. Vamos a documentar otra montaña submarina más de las muchas que existen en este mar, otra para la que apenas tenemos información previa. Después, volveremos al Seco de los Olivos a hacer mañana algunas inmersiones más antes del fin de esta campaña.

Hoy realizaremos dos inmersiones, una en la cima norte y otra en la cima sur, a profundidades entre  300 y 500 metros bajo la superficie del mar. La primera cima la encontramos poblada de numerosas gorgonias y esponjas de profundidad, todas ellas muy bien asentadas sobre los restos de un antiguo arrecife de coral. Estos arrecifes, incluso tras morir, siguen formando hábitats muy complejos, compuestos por infinidad de especies.

La segunda inmersión nos desvela una cima más fangosa, pero donde también hubo en su día un arrecife vivo de coral. Realizamos un transecto donde se combinan tramos de fondo fangoso y sus especies asociadas, como gusanos poliquetos, algunos cnidarios típicos y crustáceos, con tramos de borde de arrecife muerto. Estos últimos son también característicos, ya que ciertas esponjas de profundidad es aquí donde se asientan, más que en el propio arrecife o directamente en el fango. En esta última inmersión tomamos un par de muestras de gorgonias para su posterior identificación, lo que ayudará a describir mejor estos ecosistemas profundos y por tanto, a su conservación.