Diario de a bordo: Partimos hacia el Banco Gorringe. Domingo, 12 de Junio de 2005

Autor: Inés García
Fecha: Junio 12, 2005



Ya han pasado dos días desde que la expedición del Ranger llegara a la ciudad portuguesa de Lagos. Durante este tiempo se ha dispuesto lo necesario para continuar la travesía: comida, combustible, repuestos para el barco, etc. Se han desembarcado Xavier Pastor, que ha dirigido los trabajos durante el cruce del Atlántico, Soledad Esnaola, la bióloga de ZOEA que llevaba a bordo desde el mes de febrero, Nano, escultor y marinero y José Carlos Corral, músico y marinero. Durante la travesía hacia las montañas submarinas de Gorringe nos acompañarán Juan Pablo, Dana, Danielle e Inés.

The Ranger

Nos hemos levantado a las ocho de la mañana y, tras esperar una media hora a que levantaran el puente levadizo del canal, hemos emprendido la marcha. Enseguida se han reunido en el messroom Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana junto con los buceadores que documentarán nuestro próximo destino: Dana Harlow, Juan Carlos Calvín, Juan Pablo Camblor y Mar Mas. Han planificado como se van a realizar las inmersiones durante los próximos tres días. Aunque siempre que se bucea hay que ser muy riguroso en cuanto a las medidas de seguridad, en este caso más; tenemos que extremar las precauciones porque se van a realizar inmersiones profundas ( 30-40 m ) y en una zona alejada de tierra. Cada buceador llevará un cabo de corrientes para sujetarse al cabo de fondeo y una boya de descompresión para señalizar donde está el buceador una vez finalizada la inmersión. Se ha preparado un protocolo de seguridad para actuar con eficacia en caso de que hubiera un accidente de buceo. A bordo existe una unidad de oxígeno para poder responder si se presenta un problema.

En la travesía hacia el Banco Gorringe nos hemos encontrado con un viento de proa de unos 20 nudos, lo que nos ha impedido ir a vela, además nos va a retrasar un poco la llegada a nuestro destino en la montaña submarina Gettysburg. Hasta el momento, sólo unas pocas aves nos han venido a visitar: un jovenzuelo alcatraz ( Sula bassana ) con un aspecto no muy saludable, algunas gaviotas ( Larus sp. ), un par de pardelas pichonetas ( Puffinus puffinus ) y, casi al acabar el día, un págalo grande ( Catharacta skua ). Mañana esperamos encontrar mucha más vida marina alrededor de las montañas ya que son auténticos oasis en mitad del océano.

El Gorringe es un grupo de montañas marinas de gran importancia ecológica. Se encuentran a 150 millas de la costa portuguesa. Se asientan sobre fondos de más de 3.000 metros de profundidad y dos de sus picos ( Gettysburg y Ormonde ) llegan a apenas 20-30 metros de la superficie. Las montañas submarinas son de gran importancia para los ecosistemas marinos. En ellas pueden encontrarse gran diversidad de especies, incluyendo algunas endémicas, generan cambios en las corrientes marinas, y muchos animales migradores hacen una parada para alimentarse en sus cercanías. Todos estamos emocionados con la oportunidad de bucear y documentar un ecosistema tan desconocido como este.