Diario de a bordo: Travesía islas Canarias- Chipiona. 10 -15 de octubre de 2009

Autor: Carlos Pérez
Fecha: Octubre 15, 2009



El nueve de Octubre nos despertamos en Puerto Calero (Lanzarote). Hacemos combustible bien temprano y pasamos el día preparando el barco para la travesía de vuelta a la Península. Tenemos un parte meteorológico algo duro con vientos del Nordeste fuerza 5/6 pero ya vamos “apretados” con las fechas.

Hay que intentar “rovear” las montañas submarinas de Dacia y Concepción y aunque veo que el parte no es para ser optimista vamos a arrumbar a ellas en primer lugar por si suena la flauta y hay condiciones.

A las nueve de la noche, tras cenar tranquilamente amarrados, largamos cabos de Puerto Calero y ponemos proa al Nordeste fresco. El Oceana Ranger se porta bien.

Al día siguiente vamos con Mayor rizada en demanda de las montañas situadas al Noroeste de nuestra posición. La jugada es enfrentarse a la mar mientras ahorramos combustible para llegar a la Península.

Viento y motor, litros por hora y nudos, rumbo directo o bordos cortos, llegar al estrecho sobrado o con la soga al cuello … a comerse la cabeza veinticuatro horas al día, tictac las horas corren y hay que respetar el calendario.

A media tarde vemos que la mar no cambia, las condiciones se endurecen y ya no será posible operar el ROV sin riesgo para nuestros marineros que tienen que poner la panga en el agua y recuperarla sin romperla y sin romperse. Las montañas se nos están resistiendo más allá de lo que podemos esperar por calendario y decidimos poner rumbo a la Península antes de agotarnos en una espera que el parte meteo dice que será inútil.

El 11 de octubre con viento siempre de proa ponemos rumbo directo a Cádiz. Los más experimentados a bordo llevan la travesía con calma y se amoldan a las rutinas de guardias y a los brincos en las literas. Alguno menos experimentado en alta mar empieza a sentir los efectos de no ver tierra durante tres días ya y se repite el comportamiento habitual: miradas constantes a la carta electrónica, preguntas sobre la posición del barco, camino arriba camino abajo en seis metros cuadrados, media vuelta!!! … Ya lo hemos visto antes y pronto habrán pasado la lección “saber estar en la mar es poco pico, mucho plato y poco zapato” (de un viejo capitán de Torrevieja). Todo bajo control. Buenos compañeros de viaje.

Tres días más tarde estamos embocando la cara sur atlántica del Estrecho. La previsión de temporal de levante con rachas de fuerza 7/8. Allá vamos y lo cruzamos con olas de tres metros tomando la mar por la amura de estribor. El Oceana Ranger se porta como siempre y en unas cuatro horas estamos ya en el banco de Trafalgar poniendo rumbo directo a Chipiona con la mar de aleta y el oleaje disminuyendo a cada milla. Por fin a las 18:30 hrs estamos amarrados en Chipiona, limpiezas, baldeos, lavandería, duchas,… fin de travesía.