Diario de a bordo: La eutrofización en el Báltico

Autor: Christina Abel
Fecha: Junio 2, 2011



Llegamos al golfo de Riga martes por la tarde. El archipiélago estonio Muhu separa el golfo de Riga del resto del Mar Báltico y varios grandes ríos vierten agua dulce al golfo. El golfo de Riga es muy poco profundo, con 67 m de profundidad como máximo. La salinidad es menor aquí que en el resto del Báltico. Debido a estas condiciones, este golfo se encuentra en riesgo de eutrofización y la proliferación de algas sobre todo entre primavera y verano. La primera inmersión que realizamos aquí fue cerca de una pequeña isla llamada Isla de Ruhne. La visibilidad era muy mala debido a las algas. Esta situación se repitió en todas las inmersiones, tanto en las inmersiones con buceadores como con ROV.  Sólo pudimos documentar algunas pocas especies en esta zona, incluyendo el isópodo, blenios vivíparos y diferentes tipos de almejas.

Desde aquí navegamos hacia el sur de Gotland para realizar alguna inmersión de ROV más. Anteriormente habíamos realizado una grabación con ROV en las profundidades de Gotland, pero esta vez queríamos comprobar si la situación era la misma que en la parte norte de Gotland. Encontramos una situación similar, con un fondo anóxico sin vida. Antes de llegar a la parte más profunda filmamos algunas medusas espectaculares en la columna de agua, con tentáculos de varios metros de largo. A unos 100 metros de profundidad vimos una clara línea horizontal, que es la termoclina y / o la haloclina. El análisis posterior de los datos del CTD nos ayudará a comprender este fenómeno físico.

Ya nos acercamos al final de la expedición y con tan sólo unos días más de trabajo pendientes, emprendemos rumbo al siguiente punto en el que realizaremos inmersiones, en aguas suecas.