Diario de a bordo: Rumbo al Norte

Autor: Hanna Paulomaki, Christina Abel
Fecha: Abril 13, 2011



Durante la noche hemos navegado hacia el Norte, lo que hemos percibido claramente al salir por la mañana a cubierta. Hacía mucho frío en comparación con los primeros días de la expedición. Y esto es sólo el comienzo, ya que nos estamos acercando a las gélidas aguas de Finlandia.


Hemos comenzado la jornada con inmersiones de ROV  en Gotland, una zona conocida por su bajo contenido de oxígeno en las aguas más profundas, debido en parte a la eutrofización. Como era de esperar no hemos encontrado ningún organismo vivo a 240 metros de profundidad. Sin embargo, la visibilidad era sorprendentemente buena. Lo más característico de la zona más profunda del Báltico es la presencia de bolsas de plástico en el fondo. Los técnicos de ROV también han localizado los restos de un naufragio… Seguramente encierren una trágica y desconocida historia…

Un par de gaviotas nos observaban mientras arrojamos el ancla sobre un banco de arena en medio del Báltico. Nuestro objetivo era tomar imágenes de ROV de este interesante banco de arena, llamado Klintsbank. Hemos filmado el hábitat de esta zona a 30 metros de profundidad, afortunadamente en mejor estado de conservación que Gotland. Este lugar no sufre la falta de oxígeno, como lo demuestra la presencia de diferentes especies de mejillones, algas verdes y especies de peces, incluido el bacalao y el escorpión de espinas cortas. Antes del atardecer nos ha dado tiempo ha realizar otra inmersión ROV al oeste de Gotland, donde hemos filmado isópodos arrastrándose por el fondo de arena.


En estrecha coordinación con el capitán Maggie Ettlin, Xavier Pastor ha planeado una nueva ruta para la expedición. Hay muchas cosas que se deben considerar al planificar las próximas medidas en una expedición de este tipo, tales como el viento, las corrientes, la clasificación buques, la designación de zonas de interés biológico, el tipo de filmación, el enfoque que se utilizará, etcétera. Encajar todas las piezas puede suponer un desafío, pero gracias a la experiencia de anteriores expediciones de Oceana en otras partes del mundo, la planificación se está llevando a cabo con éxito.