Diario de a bordo: Lunes y martes, 13 y 14 de septiembre de 2010

Autor: Dustin Cranor
Fecha: Septiembre 13, 2010



De manera totalmente inesperada, una gigantesca ola golpeó el generador utilizado para alimentar el ROV de Oceana el lunes por la tarde, cerca del borde del cañón DeSoto. Mientras que los técnicos del ROV han pasado el resto del día intentando reparar el sistema dañado, hemos ajustado el rumbo del Oceana Latitude para dirigirnos a Mobile, con la esperanza de conseguir allí las piezas de recambio.

Hemos aprovechado la oportunidad para bucear en un punto que nos indicó la dra. Samantha Joye, científica de la University of Georgia. Esperábamos hacer una inspección visual del fondo marino a 20 millas de la bahía de Mobile, donde ella había detectado petróleo en el lecho oceánico. Cuando los submarinistas han regresado al barco, nos han comentado que las aguas estaban “turbias” (uno de los adjetivos más suaves que han utilizado), y que la visibilidad era, como mucho, de medio metro.

Los submarinistas han tomado una serie de muestras de sedimentos del fangoso fondo, a unos 30 metros por debajo de la superficie. En breve enviaremos estas muestras para su comprobación. Los submarinistas también han tenido un interesante encuentro con unos tiburones sedosos, “demasiado curiosos”.