Diario de a bordo: Sábado, 25 de septiembre de 2010

Autor: Jon Warrenchuk
Fecha: Septiembre 25, 2010



Escorpiones de mar: una belleza invasora

Tras una noche un tanto movida, estamos anclados en los cayos de Key West.

He pedido al equipo de buceo que cuente el número de escorpiones que ven hoy en los puntos de inmersión. Es fácil reconocer a los escorpiones, con sus largas aletas y espinas, y tal vez ya los hayáis visto en acuarios de agua salada. Sí, son ellos, esas criaturas que todo lo vigilan desde una esquina del acuario, llenos de espinas y aletas.

Aunque son preciosos, realmente no sería una buena señal encontrar escorpiones en los arrecifes de Key West.

Los escorpiones son originarios de las aguas de Australia e Indonesia, donde viven en su hábitat natural. Todos sus competidores y depredadores, que se han desarrollado en el mismo lugar, han encontrado un equilibrio evolutivo adecuado. Pero aquí, los escorpiones son una especie invasora. Sabemos que al menos 6 escorpiones se escaparon de un acuario situado junto al mar que en 1992 dañó el huracán Andrew.

Desde entonces, su población se ha expandido por el sureste de los EE.UU., las Bahamas y el Caribe, alcanzando, en algunas zonas, una densidad ocho veces superior a la de su tasa original. Son depredadores voraces, con una alta tasa de reproducción e influyen de manera importante en la cadena trófica del lugar donde se asientan.

Hoy no hemos visto ningún escorpión en los puntos de inmersión, pero eso no significa que no estén aquí. Key West es la frontera de la invasión de los escorpiones en el Golfo de México, donde aún no se han asentado. Tal vez el año que viene podamos participar en una competición organizada por REEF y el Florida Keys Marine Sanctuary para retirar al escorpión de los arrecifes de la manera más “humana” posible. Pero la mejor manera de limitar el daño ecológico es tener un ecosistema sano y elástico: los grandes meros, los superdepredadores y unos frondosos arrecifes pueden mantener a raya a las especies invasoras como el escorpión.