Diario de a bordo: Insomnio

Autor: Carlos Suárez - Fotógrafo
Fecha: Mayo 22, 2012



¡Insomnio! Esa palabra ha pasado por mi cabeza toda la noche.

Hoy nos encontramos  el punto más al norte que alcanzaremos en nuestra expedición del Mar Báltico. Exactamente en Grillklippan, Suecia, el norte del Golfo de Bothnia.

Con tantas horas de luz, el sol no se oculta y me cuesta mucho dormir por las noches. Recuerdo la película Insomnia, dirigida por Christopher Nolan y protagonizada por Al Pacino. Nunca pensé que me podía sentir como el veterano detective que interpreta Al Pacino en su investigación en Alaska. La gran diferencia es que nosotros tenemos un trabajo más agradecido. Buceamos y eso nos permite documentar los fondos de esta zona. En particular, este lugar está protegido con el estatus de reserva, por la colonia de aves que anida aquí. Podemos ver desde el barco Alcas y otras especies que revolotean alrededor de los pequeños islotes.

Aquí no esperamos encontrar demasiada vida marina. Sabemos bien que el agua del deshielo fluye hasta esta costa y es muy fría. A simple vista se puede apreciar en el color que viene cargada de sedimentos. Esto, que en principio a un fotógrafo submarino puede parecerle catastrófico para realizar buenas imágenes, es habitual en el Báltico Norte. No pasa de ser un inconveniente con el que debemos estamos acostumbrados a lidiar a diario y no genera grandes problemas, aunque sí muchas dificultades.

A pesar de las condiciones del agua, conseguimos documentar algunos peces y otros organismos. Al finalizar la inmersión el día ha mejorado considerablemente. El sol brilla con fuerza y el cielo está totalmente despejado. Comenzamos a centrarnos en las operaciones de ROV y dedicamos el tiempo a descargar imágenes e identificar las especies documentadas en los buceos anteriores.

Más tarde tocará poner a punto todo el equipo de fotografía submarina y tenerlo preparado para la próxima inmersión en otro lugar. Como siempre, esto genera expectativas de ver algo diferente. A diferencia del personaje de Al Pacino en la película de Nolan, yo tengo la suerte de bucear y eso me hace soportar mejor el insomnio.