Diario de a bordo: Lunes 1 Julio 2013

Autor: Carlos Minguell
Fecha: Julio 1, 2013



El primer día de julio va de buceo. Basándose en lo observado en las dos jornadas previas de ROV en la zona, Hanna decide que realicemos dos buceos en las proximidades de Norrskar. La primera inmersión nos depara la habitual ración de peces muertos y agonizantes: llama la atención el hecho de que en cada buceo, además de pequeños cadáveres, encontremos siempre peces boqueando. No lo había visto nunca, ni siquiera en el Báltico, y da mala espina.

La cara buena es que encuentro un minúsculo nudibranquio entre las omnipresentes algas, el primero que vemos en 3 años de campaña por esta zona. Se trata de una Tenellia adspersa y es una de las pocas especies de nudibranquio descrita para el Báltico, así que tampoco es de extrañar que no lo hayamos visto antes.

El segundo buceo lo hacemos junto a una red que nos ha llamado la atención por la gran amplitud de su malla. Forma una pared de varios cientos de metros desde la superficie hasta unos 3m del fondo y termina en otra red tipo trasmallo, con una luz de malla mucho menor y bajo la cual encontramos restos de salmones. Probablemente se trate de un arte usado para la captura de estos peces y los restos pertenecen a ejemplares “robados” de la red y devorados sobre la marcha por focas. Me da que a los pescadores de la zona no les gustarán mucho las focas.