Más información: Derivados del tiburón

Los tiburones son capturados por diferentes razones.

Las aletas son un ingrediente muy importante en “la sopa de tiburón”, símbolo de estatus en Asia. Alimento que consumían únicamente emperadores y reyes, sin embargo, este plato es ahora habitual en celebraciones y cenas de negocios; tanto es así que supone la principal amenaza de extinción para algunas de las especies más espectaculares de tiburón, como el marrajo, el tiburón azul, el tiburón martillo o el tiburón zorro.

El aleteo en tiburones, que consiste en cortar las aletas y tirar el cuerpo del animal (en muchas ocasiones todavía vivo), es una práctica habitual. Pero desde la prohibición europea de realizar el aleteo, en el año 2003, los pescadores europeos no pueden llevar a cabo dicha práctica. Ahora están obligados a desembarcar el cuerpo de los tiburones, lo que ha contribuido al crecimiento del mercado de carne de tiburón, aunque en muchos casos esa carne no se anuncie como tal.

Los tiburones de aguas profundas, en muchos casos son capturados por sus hígados, ya que poseen un componente denominado escualeno, usado en cremas de la industria cosmética. Durante la campaña para terminar con el uso de escualeno de tiburón, Oceana ha tenido noticias de que importantes marcas europeas de cosméticos han dejado de usarlo en sus productos o están en proceso de abandonarlo, sustituyéndolo por escualeno de origen vegetal.

Otras partes del tiburón como los dientes y las mandíbulas son vendidas para joyas o como artículos de decoración y su piel es usada en ropa, como calzado o chaquetas.

Algunos productos con cartílago de tiburón son publicitados como beneficiosos para la salud, incluso como una cura para el cáncer, aunque esta suposición no ha sido respaldada por ningún artículo científico.