Otros peligros para las tortugas marinas

Dermochelys coriaceaJunto con los artes de pesca y el cambio climático, las tortugas de mar se enfrentan a muchas otras amenazas causadas por el hombre. Entre estas amenazas se incluyen la urbanización del litoral, la contaminación la captura objetivo, las especies invasivas y los choques con barcos.

Urbanización del litoral

Con la construcción masiva de hoteles y apartamentos  a lo largo de las playas en muchos casos las mismas que las tortugas utilizan para la  puesta de huevos), las tortugas hembra se ven obligadas a utilizar hábitats de desove en no tan buenas condiciones. Tras salir de sus nidos durante la noche, las crías recién nacidas buscan el camino desde el nido hasta el mar gracias a la luz de la luna.

La iluminación artificial, como farolas y otras luces, confunde a las crías, que se dirigen a tierra en dirección equivocada. Así, tienen pocas posibilidades de sobrevivir, debido a la deshidratación, cansancio, la presencia de depredadores y el paso de automóviles.

Contaminación

Los deshechos sólidos, productos químicos y contaminantes de las actividades humanas llegan al mar, provocando lesiones, enfermedades e incluso la muerte de las tortugas marinas. Las fuentes de contaminación van desde las aguas residuales procedentes de cruceros, hasta las redes de pesca perdidas por los pescadores, pasando por los escapes de fertilizantes que llegan al mar desde las granjas a través de los ríos.

Miles de productos químicos producidos por el ser humano contaminan el mar, y muchos de ellos se acumulan en los tejidos de las tortugas, lo cual afecta a su locomoción, su funcionamiento cerebral e incluso su reproducción. Las tortugas marinas también ingieren plásticos y residuos de plástico, que pueden dañar su sistema digestivo. Los científicos creen que puede haber una relación entre el contacto con los contaminantes agrícolas y la propagación y la prevalencia de la fibropapillomatosis, una enfermedad que afecta a las tortugas marinas y que causa tumores en los ojos, el tracto intestinal, los pulmones, la boca, el corazón y otros órganos.

Plásticos

Cada año, más de seis millones de toneladas de residuos llegan al océano y el 90% de estos productos son plásticos. Las tortugas pueden enredarse e ingerir los residuos marinos, lo que amenaza su capacidad de alimentación, crecimiento y, en consecuencia, su supervivencia. Un estudio realizado entre tortugas boba jóvenes demostró que el 15% de éstas había ingerido grandes cantidades de plásticos que evitaban el funcionamiento de sus estómagos.

Especies invasoras

Las especies invasoras son especies no endémicas de plantas, animales o insectos que se han introducido en una zona donde no se encontraban antes. Pueden causar estragos en las especies autóctonas al competir con ellas por espacio y comida, o actuar como depredadoras.

Entre las especies invasoras podemos encontrar desde un percebe hasta una semilla de planta. En lo que se refiere a las tortugas marinas, especies no endémicas como las hormigas de fuego, las ratas, los zorros rojos y los perros domesticados pueden ser muy peligrosas en las playas, puesto que cavan allí donde están los nidos y se comen los huevos de las tortugas.

Choques con barcos

Las tortugas marinas no pueden respirar bajo el mar y suben a la superficie regularmente por lo cual a menudo emergen en medio del trayecto de los barcos. Las embarcaciones comerciales y de recreo son peligros importantes para las tortugas, especialmente en las rutas de los barcos y durante la temporada alta de turismo, cuando miles de barcos recreativos navegan en las zonas costeras.

Los choques con barcos son una de las principales fuentes reconocibles de traumatismo en las tortugas que aparecen perdidas o muertas en las playas del Mediterráneo. Las lesiones por hélices de barcos provocan la amputación de aletas, caparazones rotos, lesiones cerebrales y huesos rotos. Aunque no todas estas lesiones son causa de muerte inmediata, pueden aumentar el nivel de cansancio o lesiones, lo cual a la postre afecta a la capacidad de la tortuga para alimentarse, migrar, escapar de los depredadores o reproducirse.