Tortugas marinas y cambio climático

Turtle eggs Los siguientes efectos del cambio climático tendrán consecuencias importantes para las tortugas marinas:

Tormentas violentas

Más tormentas violentas, como huracanes y ciclones tropicales, podrían aumentar las tasas de erosión de las playas y poner en peligro el hábitat de desove de las tortugas marinas. Más tormentas violentas podrían aumentar la probabilidad de inundación de sus nidos lo que reduciría la tasa de éxito de la anidación.

Arenas más calientes

El sexo de las crías de las tortugas depende de la temperatura de la arena donde se ponen los huevos. El cambio climático puede provocar un aumento de las temperaturas. Temperaturas más altas podrían provocar que la arena se caliente, lo cual llevaría a un aumento de la proporción de crías hembra. Un estudio concluyó que sería posible que las poblaciones sureñas de tortugas en los EE UU estuviesen predispuestas a ser poblaciones femeninas si la temperatura aumentase tan sólo 1ºC.

Subida del nivel del mar

A medida que el cambio climático funde el hielo y calienta el océano, el nivel del mar sube. Se prevé que el nivel del mar a finales del siglo XXI haya subido entre 0,18 y 0,59 metros. Incluso una pequeña subida ya provocaría una gran pérdida del hábitat de playas de desove.

Cambio en las corrientes

El cambio climático cambia las corrientes de los océanos, que son las autopistas que las tortugas marinas utilizan en su migración. Si se producen cambios en las corrientes marinas, las tortugas tendrán que cambiar sus migraciones y probablemente cambiar sus lugares y tiempos de desove.