Pesca sostenible

Según la FAO, la pesca destructiva, como por ejemplo la pesca de arrastre, desperdicia más de 7 millones de toneladas de organismos marinos al año, a la vez que destruye hábitats como los arrecifes de coral y montañas submarinas que pueden tardar décadas o siglos en recuperarse. Oceana trabaja para asegurar que la pesca se adecue a los datos científicos y que se reduzcan drásticamente las capturas accidentales y sus efectos sobre los ecosistemas marinos.