Directiva Europea de Estrategia Marina: Visión general

Pennaria distichaOceana hace un llamamiento a los Estados de la UE para que pongan en marcha urgentemente la Directiva Europea de Estrategia Marina con el fin de proteger y restaurar los mares europeos.

Más del 50% del territorio europeo está cubierto por el mar, pero sin embargo éste se encuentra gravemente amenazado por la contaminación y la pérdida dramática de especies y hábitats marinos. La Directiva Europea de Estrategia Marina de junio de 2008  es la primera ley vinculante diseñada para hacer una contribución relevante a la conservación, protección y restauración de los ecosistemas marinos, e incluye una reducción y minimización de la contaminación. La Directiva espera conseguir un buen estado medioambiental  para las aguas de la UE antes de 2020. Según la Directiva, los Estados de la Unión Europea deberán trabajar de forma progresiva hacia la consecución de un buen estado medioambiental que asegure que los mares estén limpios, saludables y que sean productivos, así como reducir el impacto de las actividades humanas en los ecosistemas marinos. 

Cada Estado de la UE debe trabajar en un programa individual de puesta en marcha, que se desarrollará también en coordinación con otros Estados de la UE en la misma región marítima europea y con Convenios marinos de regiones europeas, como el HELCOM, BARCOM y OSPAR. La Directiva Europea de Estrategia Marina se fundamenta en la noción de ecosistema , cuyo propósito es regular las actividades humanas y minimizar sus impactos en los ecosistemas marinos. Uno de los principales objetivos es garantizar que las presiones ejercidas por las actividades humanas se mantengan en niveles compatibles con el buen estado medioambiental. Otro objetivo es mantener estables las poblaciones de los peces explotados comercialmente, así como los de otros animales marinos, dentro de los límites biológicos de seguridad, con el fin de garantizar su sostenibilidad a largo plazo. La Directiva establece un programa de implementación legalmente vinculante según el cual el trabajo preparatorio deberá finalizarse para julio de 2014, con vistas a poner en marcha las estrategias marinas para 2016 y conseguir así un buen estado medioambiental para 2020. Los Estados de la UE o regiones marinas que quieran adelantarse en la implementación del programa pueden desarrollar programas piloto marinos, como por ejemplo los incluidos en la estrategia de la UE para la región báltica.

La Comisión Europea está organizando un proceso de consulta a las partes interesadas en toda la UE sobre la puesta en marcha de la Directiva, y Oceana es un miembro activo de este proceso. Oceana apremia a los Estados miembros de la UE para que garanticen la más rápida implementación posible de la estrategia para así cambiar la actual tendencia al declive y garantizar la restauración de las aguas marinas en Europa.