Ulia-Jaizkibel: Más información

Red Natura 2000

La Directiva Hábitats es la norma legislativa más importante de la UE en materia medioambiental. Entre otros aspectos, esta Directiva establece un listado de hábitats y especies para cuya protección los Estados miembro deben crear zonas especiales de conservación, que forman una red ecológica de espacios protegidos europea, la Red Natura 2000.

En el caso marino, solo incluye 16 especies y 5 hábitats. En función de éstas, cada Estado miembro debe presentar sus propuestas de áreas marinas protegidas. La presentación se hace en tres seminarios –Báltico, Atlántico y Mediterráneo–, y la Comisión Europea evalúa si las propuestas son suficientes o si el país debe proteger más zonas.  El seminario que se celebra en Brindisi (Italia) entre el 15 y 17 de junio evalua la aplicación de la Directiva Habitats en el Mediterráneo, mar Negro y Macaronesia.

¿Qué es la Directiva Hábitats?

La Directiva Hábitats se creó en 1992, como respuesta a los compromisos asumidos tras el Convenio sobre la Biodiversidad Biológica de Naciones Unidas de proteger al menos un 10% de la superficie marina, y ante la situación de deterioro que sufren los hábitats y especies en la Unión Europea. El texto recoge medidas encaminadas a la protección y recuperación del entorno natural e incluye cinco anexos donde especifican los hábitats y especies sobre los que se actuará, de acuerdo a la Directiva.

¿Qué es la Red Natura 2000?

De acuerdo con la Directiva Hábitats, cada país tiene la obligación de declarar Lugares de Interés Comunitario (LIC), que conformarán la Red Natura 2000. Además los países deben aplicar planes de gestión para cada uno de los LIC. Cuando así ocurre, los Lugares de Interés Comunitario  pasan a denominarse Zonas de Especial Conservación (ZEC).

Además de los LIC, creados para la protección de los hábitats del Anexo I (link) y las especies del Anexo II (link) la Red Natura 2000 también se compone de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), según el Anexo I de la Directiva de Aves (link externo), cuyo objetivo es la protección de las aves que habitan temporal o permanentemente el territorio europeo.

 

¿Cuáles son los pasos a seguir para la configuración de la Red Natura 2000?

La Unión Europea se ha dividido en nueve biorregiones terrestres: alpina, atlántica, mar Negro, boreal, continental, macaronésica, mediterránea, estépica y panónica. El medio marino, se divide en báltica, atlántica y mediterránea, que incluye mar Negro y Macaronesia.

Cada región ha pasado por un proceso en el que se evalúan las propuestas de cada país. Una comisión formada por la Comisión Europea, comunidad científica y ONG, determina si estas propuestas son Suficientes o Insuficientes, para cada especie y hábitat. En el caso de ser Insuficiente, el país afectado debe desarrollar nuevas propuestas de Zonas de Especial Conservación (ZEC), que se evaluarán de forma bilateral por el país y la Comisión Europea. En el caso de las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), pasan a formar parte directamente de la Red Natura 2000, sin someterse a este proceso.

Actualmente, todas las biorregiones terrestres han sido evaluadas, ya que la aplicación de la Directiva Hábitats se inició en los ecosistemas terrestres por ser más conocidos. En cuanto a los ecosistemas marinos, la biorregiones báltica y atlántica ya han sido examinadas. Algunos países, como España, tienen que seguir incrementando el número de áreas marinas protegidas ya que su evaluación para muchas de las especies o hábitats resulta Insuficiente.

El medio marino en la Red Natura 2000

Los anexos de la Directiva únicamente recogen cinco hábitats marinos y 16 especies. Es necesario incluir especies marinas de importancia como corales, esponjas, tiburones y algas, que están en grave riesgo y que muchas de ellas apenas tienen representación en legislaciones o convenios internacionales.

Actualmente, Europa no tiene más de un 1% de superficie marina protegida y está muy lejos de cumplir los compromisos adquiridos en el Convenio sobre la Biodiversidad Biológica de Naciones Unidas, por el que se comprometía a proteger un 10% de la superficie marina para 2012.