Belice: Especies en peligro

La tortuga verde

Chelonia mydas

Las tortugas verdes en la zona del arrecife mesoamericano están amenazadas por las capturas accidentales  por parte de las pesquerías, la destrucción del hábitat y la recogida ilegal de huevos y ejemplares adultos en las playas de anidación. Aunque la captura de tortugas verdes está prohibida en todos los países del arrecife mesoamericano, aún se siguen cazando de manera furtiva por su carne, huevos, caparazones y piel.

Además, el gran desarrollo urbanístico que se ha producido en la zona ha destrozado las playas de anidación y aún continúa sin existir  una normativa al respecto, lo que supone un problema para la especie.

Las tortugas verdes se alimentan principalmente de plantas marinas y algas y siempre han jugado un papel importante como herbívoros dominantes en las praderas marinas de poca profundidad. Las tortugas ayudan a mantener los mantos de hierbas marinas y los hacen más productivos.

 Botuto

Strombus gigas

El botuto es un molusco marino que se encuentra por toda la región del arrecife mesoamericano. Especie comercial objetivo, el botuto es importante económica, social y culturalmente.

Su población en la región ha decaído en los últimos 30 años como consecuencia de la pesca excesiva, la captura ilegal de animales de pequeño tamaño y una escasa aplicación de la normativa vigente.

Pero los estudios han demostrado que las poblaciones de botuto en la Reserva Marina de Arrecife de Glover (Belice) son más numerosas que las de la zona “de uso general”, lo cual muestra el potencial de las reservas para aumentar la densidad de población y llegar a niveles sostenibles.

Langosta marina

Palinurus argus

La langosta marina es un gran crustáceo que encontramos por todo el Caribe. Se reconocen por sus antenas llenas de púas y por no tener pinzas, y viven en las rendijas de los arrecifes de coral, en las raíces de manglares o en los mantos de hierbas marinas.

En la región del arrecife mesoamericano, la langosta es el producto marino de exportación más preciado. Aunque existe una normativa para proteger a la especie de una explotación insostenible, las poblaciones de langostas están disminuyendo, lo que podría traer problemas económicos a la región.