La Corriente de California: ¿Qué hace Oceana?

Las principales amenazas para nuestros océanos, incluidos el cambio climático, la pérdida de hábitats, la sobrepesca, la contaminación y la construcción, hacen peligrar la salud y diversidad del ecosistema oceánico de la Corriente de California.

Para hacer frente a estas amenazas, Oceana trabaja con la comunidad científica, la opinión pública y con los legisladores para proteger la cadena trófica, identificar y proteger zonas de importancia ecológica y crear una estrategia sostenible y basada en los ecosistemas.

El krill es una parte vital de la cadena trófica del Pacífico ya que sirve de alimento para muchas especies. La protección de depredadores y sus presas es fundamental para garantizar la sostenibilidad a largo plazo de los ecosistemas oceánicos y sus pesquerías. Oceana trabaja con los gestores de las pesquerías para conservar la cadena alimenticia de la Corriente de California, incluyendo especies vitales que sirven de alimento, como el capellán, la sardina, la anchoa y el calamar.

Las cinco especies de tortugas marinas del Pacífico figuran en la Lista Roja de la UICN como “En Peligro Crítico”, “En Peligro” o “Vulnerables”. Algunas especies se encuentran en mejor situación que otras, pero en general todas ellas son una mínima parte de lo que fueron en el pasado

Las tortugas marinas y los corales de aguas frías reflejan el impacto que la pesca de arrastre destructiva tiene en el fondo marino. Ambas especies son longevas y especialmente sensibles a los impactos de la pesca debido a sus características biológicas.

Oceana trabaja para proteger las comunidades de tortugas marinas y de corales de aguas frías de las artes de pesca destructivas, como las redes de arrastre y las dragas en fondos marinos y el palangre pelágico que captura y mata a las tortugas marinas y otras criaturas como las ballenas, delfines y muchos peces que no son el objetivo de estas pesquerías.

Oceana también trabaja para garantizar la rápida recuperación de las poblaciones del pez roca de la Costa Oeste, controlar las capturas accidentales de dicha especie y proteger su hábitat desde el mar de Bering hasta el sur de California.