Islas Aleutianas: Especies en peligro

Las Aleutianas son el hábitat de varias especies amenazadas, como los leones marinos Steller, las nutrias de mar, los albatros de cola corta y las ballenas jorobadas. Los pasos de las islas Aleutianas también son importantes corredores para la mayoría de las ballenas grises y osos marinos, que utilizan estos pasos para llegar a su lugares de alimentación y apareamiento.

Corales

El hábitat del fondo marino de las islas Aleutianas en único. Las islas son el hogar de algunas de las colonias más diversas y pobladas de corales de aguas frías conocidas: la densidad y diversidad de estos corales de Alaska no tiene nada que envidiar a los arrecifes tropicales.

Hasta la fecha se han registrado 97 especies o subespecies de corales en las islas Aleutianas, 25 de las cuales podrían ser endémicas de la zona. Actualmente se siguen descubriendo nuevas especies de coral.

En algunas zonas del fondo marino, los corales, las esponjas y otros invertebrados están tan apiñados que no se puede ver el lecho marino. Estos biohermos o jardines de coral de aguas profundas son únicos de las islas Aleutianas. Los hábitats del fondo marino, formados, entre otros, por corales y esponjas, son viveros, lugar de alimentación, refugio contra la corriente y los depredadores y áreas de desove para muchas especies. Cuando se destruyen los hábitats de corales y esponjas, también desaparecen las especies que allí tienen cobijo.

Entre las especies que dependen de estos jardines de coral de aguas profundas se encuentran el pez roca, la gallineta del Pacífico, el pez plano, la caballa de Atka, el cangrejo rey, la gamba, el bacalao del Pacífico, la molva, el rodaballo de Groenlandia, el fletán, el pez sable, estrellas de mar, nudibranquios, pulpos, caracoles, crinoideos, estrellas cesta, esponjas y anémonas.

El Servicio Nacional de Pesca Marina estima que cada año se desechan más de 200.000 kg de corales y esponjas tras ser capturados como pesca accidental en las islas Aleutianas.

Aves marinas

Cada año, millones de aves marinas se dirigen a las islas Aleutianas para anidar, muchas de ellas después de una larga migración. La diversidad y magnitud de la población de aves en las islas Aleutianas es extraordinaria y única en el mundo. Frailecillos, álcidos, gaviotas tridáctilas y plateadas, golondrinas de mar y cormoranes anidan a millones en lo que son algunas de las mayores colonias de aves marinas en el mundo.

El mar abierto y los acantilados son el hábitat ideal para que las aves marinas desoven. Antiguos ríos de lava dieron lugar a formaciones de roca porosa llenas de cavidades y pasajes que ofrecen protección para las aves. Gran parte del territorio de las islas Aleutianas está protegido como el Alaska Maritime National Wildlife Refuge.

Especies poco frecuentes, como el alcita bigotuda y el la gaviota tridáctila patirroja, anidan en las Aleutianas y raramente se encuentran en otros lugares.

Inmensas colonias de gaviotas tridáctilas viven en los acantilados de las islas Aleutianas. De ellas, la isla Buldir acoge a una de las cuatro poblaciones reproductoras de la gaviota tridáctila patirroja en el mundo.

La alcita bigotuda (Aethea pygmaea) es una de las aves marinas más raras en los EE UU  Unos 116.000 ejemplares de esta especie viven en las Aleutianas. La alcita bigotuda es un ave reservada y nocturna, especialmente sensible a la perturbación que suponen los buques iluminados.

Una de las mayores amenazas para las aves marinas que anidan en las islas Aleutianas son las ratas. Las ratas han colonizado algunas de las islas a bordo de las naves de los primeros exploradores. Estos animales se alimentan de los huevos y crías de las aves marinas, por lo que han diezmado las colonias de aves en varias islas. Hoy en día existen programas de prevención y erradicación de ratas.

Mamíferos marinos

La rica y variada flora y fauna de las islas suponen un verdadero festín para las especies marinas en fases de reproducción y emigración. Al menos 26 especies de mamíferos marinos pasarán parte del año nadando en las aguas que rodean las islas Aleutianas.

Nutrias, focas y morsas aprovechan las limpias y frías aguas para alimentarse, y los aislados y rocosos salientes de las islas para aparearse.  Cada año 15 tipos de ballenas emigran al mar de Bering.. Las marsopas comunes y las marsopas Dall retozan en las turbulentas aguas y se deslizan sobre las olas o sobre la estela de los barcos pesqueros.

Como otros habitantes de las Aleutianas, muchos mamíferos marinos han sufrido las consecuencias de la explotación foránea. Las poblaciones de osos, nutrias y leones marinos estuvieron al borde de la extinción debido a la captura abusiva por parte de los cazadores de pieles en los siglos XVIII y XIX.

Nutrias de mar

No se puede contar la historia de las islas Aleutianas sin rendir un tributo agridulce a la nutria de mar. De gran valor tanto para la supervivencia de los aleutas como para los buscadores de fortuna europeos, este extraordinario y precioso animal estuvo al borde de la extinción.

Las nutrias de mar a menudo nadan de espaldas, especialmente mientras se alimentan de almejas y mejillones que rompen con rocas del fondo marino. También llevan a sus crías en el pecho hasta que se convierten en nadadores avanzados. A menudo, las nutrias de mar duermen sobre algas laminariales mientras flotan en el agua.

La nutria de mar juega un papel crucial en su hábitat. La nutria marina se alimenta principalmente de erizos de mar y otros moluscos, que a su vez se alimentan de las abundantes laminariales. Los mantos de estas algas son el hogar de multitud de peces, crustáceos e invertebrados puesto que ofrecen a la vez protección y alimento.

Los científicos han descubierto que las zonas donde viven pequeñas poblaciones de nutrias suelen carecer de los abundantes y sanos mantos de laminariales, mientras que allí donde hay grandes poblaciones de nutrias, las laminariales prosperan, como el resto de la vida marina. De esto se ha deducido que las nutrias juegan un papel integral en el mantenimiento de las poblaciones de erizos de mar a niveles normales, lo cual favorece el crecimiento y mantenimiento de los mantos de laminariales así como la salud de muchas especies marinas.

Muy valoradas por su sedosa piel, las nutrias estuvieron al borde de la extinción por la acción de los cazadores de pieles rusos y de otras partes del planeta. A finales del siglo XVIII, y debido a los exploradores rusos, las pieles de nutrias de mar se convirtieron en una de las mayores fuentes de ingreso de las islas Aleutianas.

Focas y leones de mar

Los leones de mar Steller son los segundos pinnípedos más grandes de las Aleutianas. Los aleutas cazaban estos animales por sus pieles, lo que mermó la población, pero esta práctica acabó en 1914 cuando los lugareños empezaron a usar lonas en lugar de pieles de león marino.

Los osos marinos de Alaska visitan raramente las islas Aleutianas, ya que se aparean en las islas Pribilof, aguas adentro del mar de Bering, para luego atravesar nadando las aguas de las islas Aleutianas. Estos animales se parecen a los leones marinos Steller, pero su tamaño es diferente.

Las tímidas focas comunes abundan en las Aleutianas, pero rara vez se dejan ver. Pasan mucho tiempo fuera del agua, pero a la primera señal de peligro se sumergen y observan lo que pasa desde un punto más seguro y ventajoso.

Alguna vez se ha visto focas barbudas en las islas, pero es algo que ocurre raramente. Las focas franjeadas son otro tipo de focas que a veces se pueden ver en estas islas. Los machos se identifican fácilmente por sus rayas de color negro y un contrastante blanco alrededor del cuello y las aletas. La especie de foca más rara y de la que menos documentación existe en las islas Aleutianas es la foca encapuchada.

Peces

Los peces y la industria pesquera han jugado papeles determinantes en la vida tanto de los aleutas como de los extranjeros. Los estrechos canales y turbulentas aguas entre las islas agitan multitud de organismos y convierten esta zona en un lugar de alimentación fundamental para unas 450 especies de peces.

Los “peces de fondo” son muy importantes para las pesquerías: bajo ese término se incluyen una gran variedad de especies que viven en regiones más profundas del lecho marino y en el borde de la placa continental.

Las flotas pesqueras extranjeras capturaron gran cantidad de peces en las islas en las décadas de 1960 y 1970, aunque ya no pueden faenar en estas aguas tras el establecimiento de la Zona Económica Exclusiva de 320 kilómetros. La mayor parte de la pesca la realizan arrastreros de fondo y palangreros congeladores de los EE UU, con una menor cantidad de pequeñas embarcaciones que distribuyen la pesca por los procesadores de la costa.

La pesquería de fondo de la caballa Atka es la más preciada en las Aleutianas. La mayor sus capturas la realizan unos pocos arrastreros de grandes dimensiones. La gallineta del Pacífico es un longevo pescado de roca que antiguamente era el objetivo de pesquerías extranjeras, pero ahora sólo está disponible de las pesquerías locales.

Los peces sable son una de las especies más valiosas y aportan unos ingresos de más de 4 millones de dólares anuales. Los capturan arrastreros y palangreros en aguas de fondo y pelágicas.