La Patagonia: Especies en peligro

Corales duros (Scleractinia)

Los fiordos chilenos contienen importantes grupos de corales duros que cubren los fiordos septentrionales con una densidad asombrosa. En estos fiordos viven tres especies de corales duros: Desmophyllum dianthus, Caryophyllia huinayensis y Tethocyathus endesa. Los fiordos chilenos ofrecen a los científicos una magnífica oportunidad para estudiar estas especies en aguas someras.

Los corales duros crecen sobre rocas, peñones, conchas duras o percebes. En las zonas más soleadas de los fiordos, los corales albergan coloridas algas simbióticas con matices rosas, amarillos y verdes. Caracoles, esponjas, gusanos marinos y algas rojas también crecen sobre y alrededor de los corales.

Anémonas (Actinaria)

En el fondo del mar se pueden observar anémonas rosas de mar, mientras que otras especies más imperceptibles permanecen ocultas bajo un tono verde-musgo mientras se alimentan. De las 63 especies de anémonas que existen en todo Chile, 42 de ellas están en el sur del país, repartidas entre Chiloé y el Cabo de Hornos. La mayoría se concentran en el norte de la Patagonia y 11 de ellas son endémicas..

Las anémonas del norte de la Patagonia son las más estudiadas y se clasifican en tres grupos diferentes: especies de poca profundidad en fiordos y canales, especies que pueden aparecer en los fiordos del norte pero que habitualmente viven en aguas profundas, y especies de la costa abierta y los canales exteriores. Puntos de un claro anaranjado rodean el centro blanco y en forma de estrella de la Anthothoe chilensis, la anémona que más fácilmente se puede divisar en los fiordos internos del norte.

Gorgonias blancas, gorgonias látigo y corales blandos (Octocorallia)

El fiordo Temprano es conocido por la gran cantidad de sedimentos glaciales que cubren su fondo marino y por albergar el coral blando Alcyonium glaciophilum. Adherido a la pared escarbada por glaciares a 10-15 metros de profundidad, este coral blando es uno de los pocos que puede sobrevivir la lluvia de sedimentos y ganarse su nombre, que significa "el que ama los glaciares".

Exploraciones recientes han encontrado nuevas especies de gorgonias blancas y corales blandos en la Patagonia central, incluidos el Alcyonium jorgei y el A. yepayek. El coral blando rosa A. Roseum también vive en esta región, cobijado en las ramas de las gorgonias látigo y los gusanos marinos.

Tiburones y rayas

En la Patagonia hay pocas especies de tiburones y rayas  y en todo Chile el número de especies de tiburones y rayas cae en picado al sur de Puerto Montt. Por debajo de esta localidad se concentran dos especies de rayas chilenas: la raya gris (link) y la raya de Magallanes. Estas especies sureñas también extienden sus límites al extremo de América del Sur en aguas argentinas.

Aproximadamente un tercio de las especies de tiburones y rayas de Chile se encuentran  a lo largo de toda la costa chilena, incluida la Patagonia. Especies como la pintarroja chilena, el pez elefante  y la musola jorobada, se pueden encontrar en los fiordos y canales de la Patagonia. La pintarroja chilena sólo se puede localizar en Pacífico sudeste.

Focas y leones de mar

Por todo Chile podemos encontrar focas y leones marinos, en concreto una especie de león marino y cinco de focas. Se ha visto tanto al león marino de Sudamérica como al oso marino de Sudamérica utilizando esta zona para alimentación, reproducción y cuidado de crías. La zona de Chiloé-Corcovado es el área más septentrional utilizada por el oso marino de Sudamérica como zona de reproducción. También se ve a menudo a los elefantes marinos en los fiordos del norte.

También se han visto ejemplares de oso marino de Juan Fernández alimentándose en las ricas aguas de Chiloé-Corcovado, 1.200 kilómetros al sudeste de su territorio en el archipiélago Juan Fernández.

Nutrias

Los fiordos de Chile también son hogar de dos especies de nutrias amenazadas de extinción. La nutria marina o chungungo (Lontra felina) es originaria de Perú, Chile y Argentina. Su población se extiende desde el norte de Perú hasta el Cabo de Hornos, Chile y la Isla de los Estados, en Argentina. La nutria de río o huillín, originaria del sur, vive en ríos del interior de Chile y Argentina. Sin embargo, a pesar de sus orígenes de agua dulce, esta nutria vive casi exclusivamente en aguas saladas del sur de Chile. Ambas nutrias tienen ahora territorios extremadamente fragmentados debido a la caza ilegal y la destrucción del hábitat.

Dos de los principales peligros a los que se enfrentan las nutrias hoy son la destrucción del hábitat y la contaminación del agua, aunque junto con la caza furtiva. En la costa oeste de Chiloé aún existen poblaciones numerosas de nutrias marinas que se reproducen en los meses de verano. Las nutrias de río son relativamente numerosas al sur de Chile. A pesar de estar amenazadas, no existen estudios de población completos de ninguna de las dos especies.

Ballenas, delfines y marsopas

Frecuentemente se observan ballenas, delfines y marsopas  entre la isla de Chiloé y la zona sur de Corcovado, incluyendo 23 especies diferentes. Grandes cantidades de ballenas azules  se alimentan y cuidan de sus crías en el golfo Corcovado durante los meses de verano y otoño.

También se han visto parejas de madres y crías de delfines australes delfines mulares  y marsopas negras en diferentes lugares de los fiordos, lo que podría significar que éstas sean zonas de reproducción. En toda la región se han observado ballenas bacalao, jorobadas, de aleta, francas, enanas y cachalotes.

Hasta hace poco no se habían documentado  poblaciones de jorobadas del Pacífico Sur alimentándose en zonas tan septentrionales. Sin embargo, se han observado muchas ballenas jorobadas al oeste del Estrecho de Magallanes.

El delfín chileno, una especie endémica del sur de Chile, busca comida, se reproduce y cuida a sus crías en aguas protegidas de toda la región. Estos delfines son los más pequeños y los menos estudiados. Otros delfines pequeños más habituales de los fiordos y mares interiores son los delfines australes.

En general, el delfín chileno prefiere aguas más frías y turbias que el delfín austral. Por ejemplo, en los fiordos del Norte, una población de delfines australes habita en el fiordo Comau, mientras que en el vecino fiordo Reñihue vive otra población de delfines chilenos.

Delfín endémico de Chile

En la región de los fiordos de Chile existen especies que no se encuentran en ningún otro lugar del planeta. El pequeño delfín chileno gris y blanco es una de estas especies. Con una distribución que va desde Valparaíso hasta Cabo de Hornos, los delfines chilenos se encuentran en aguas costeras protegidas como los fiordos y los canales de la Patagonia . Aquí, los delfines chilenos se pueden observar frecuentemente buscando alimento en aguas más frías y turbias en las desembocaduras de ríos y arroyos.

Los delfines chilenos viven en zonas separadas de sus equivalentes, los delfines australes, y cambian de lugar cuando las actividades humanas interrumpen en sus hábitats favoritos. Poco se conoce de muchos aspectos de la biología y la ecología de los delfines chilenos. Hasta principios de la década de 1980 se cazaban grandes cantidades de delfines en Chile y hoy es difícil saber el estado de la población debido a la falta de información sobre el tamaño de ésta y sus patrones de movimiento.

Aves marinas

La región de los fiordos al sur de Chile ofrece una gran variedad de hábitats que atraen a innumerables aves. El amenazado albatros ojeroso  ocasionalmente se aventura a adentrarse en la región de los fiordos. Otras aves que se refugian del mar abierto en estas aguas relativamente protegidas son los págalos, paíños, pardelas y varias especies de albatros. Entre las aves de agua dulce de los fiordos encontramos patos, cercetas, ocas y cisnes. En los márgenes de canales y fiordos pueden verse numerosas aves de orilla, como las lavanderas, chorlitos, gaviotas, ostreros, archibebes y cormoranes.

Además de los albatros, muchas otras aves marinas de esta región se encuentran en declive y han sufrido un gran impacto por las actividades humanas. La Unión para la Conservación de la Naturaleza ha clasificado a muchas de ellas como casi amenazadas, incluido el cormorán gris, el pingüino de Magallanes y el flamenco chileno. Se han observado también aves que anidan en islas como Lillihaupi en la entrada del fiordo Comau, incluido el casi amenazado cormorán gris.

A pesar de que el flamenco chileno vive en lagos de altas altitudes, durante su migración viene a los fiordos y descansa en zonas húmedas cercanas. También se encuentran pingüinos por todo el sur de Chile, siendo los más comunes los pingüinos de Magallanes y los pingüinos de penachos amarillos  muy al sur.