¿Merecen la pena las subvenciones?