Redes vacías: el precio de cero pescado