Regreso al sentido común: de negocio de unos a patrimonio de todos