Los mares europeos, en estado preocupante