Crecimiento azul, pero ¿a qué precio?