El Príncipe Alberto de Mónaco, con Oceana