El estrépito de los estudios sísmicos entre Cataluña y Baleares afectará a un área casi 5 veces mayor que ambas comunidades