El Parlamento Europeo adopta una decisión clave para el futuro de los mares de la UE