La Autoridad Portuaria elude responder si el vertido de Maó se ajusta al protocolo de Londres