La Autoridad Portuaria reconoce no cumplir con el Protocolo de Londres en el dragado de Maó