La Comisión Europea propone unos límites de captura para el Mar Báltico incompatibles con los objetivos de gestión pesqueros y ambientales