La cumbre mediterránea se cierra con una victoria para los corales de profundidad